5 consejos para elegir las gafas para tu hijo

0
173

5 consejos para elegir las gafas para tu hijo

Si tras la visita al oculista, el niño recibe la noticia de que necesita utilizar gafas por un diagnóstico específico, la visita a una óptica especializada es una parte fundamental de esta experiencia ya que los profesionales que allí trabajan asesoran y acompañan a cada cliente en la elección de este producto. Si el niño utiliza las gafas de manera habitual es recomendable que tenga más de un diseño.

1. Color de las gafas del niño

En la óptica podrás observar diferentes monturas con tonos diferentes. Es recomendable que la propuesta elegida guste al niño. Pero también es recomendable que el tono seleccionado combine fácilmente con distintos colores para que las gafas combinen con las prendas del fondo de armario del niño.

Una gafa de un color muy llamativo tal vez encante al niño en un primer momento, pero este es un artículo de uso frecuente. Y a veces ocurre que un color que en un primer momento llamó la atención del niño de manera especial, luego se vuelve aburrido tras el paso del tiempo. El factor estético no es una cuestión superficial en la elección de las gafas.

Si al niño le encantan las gafas que ha elegido, tendrá más ganas de estrenarlas.

2. Probar diferentes gafas en la óptica

Así como una prenda de ropa vista en el escaparate de una tienda puede cambiar por completo una vez puesta, para elegir las gafas ideales para el niño también es recomendable que se pruebe distintos modelos para poder comparar cuál es aquel que más le favorece.

3. Puente de las gafas

Es especialmente importante que cuando el niño se pruebe las gafas compruebes que el puente de la montura se apoya muy bien sobre la nariz del niño. Este hecho garantiza la comodidad en el uso de las gafas. A su vez, las varillas de las gafas también se apoyan sobre las orejas. El óptico ajustará esta parte de la gafa de forma adecuada.

Cómo elegir gafas para niños

4. Resistencia del material

Que el niño lleve gafas no significa que este hecho deba interferir en su rutina produciendo un cambio significativo en su estilo de vida. Es recomendable que el material de las gafas y de los cristales sea resistente ante una posible caída (algo que puede ocurrir en más de una ocasión). Esta resistencia es importante porque la inversión realizada en la compra de las gafas puede ser alta. Además, el niño utilizará este producto de manera habitual.

5. Gafas que no producen molestias

Si las gafas producen algún tipo de incomodidad al niño, por ejemplo, si le rozan en alguna zona, esta molestia es totalmente innecesaria ya que las gafas correctas se adaptarán a su rostro perfectamente. Para que las gafas no produzcan molestias, a su vez, no solo es importante que la montura esté elaborada en un material resistente, sino también, que sea ligero y no pesado.

El niño experimenta un proceso de adaptación al cambio cuando empieza a utilizar gafas. Una correcta graduación es fundamental para potenciar el cuidado de la salud visual en la infancia.

Artículo anterior ¿Es necesario bañar a los niños todos los días?
Artículo siguiente ¿Qué es la laringitis?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here