5 consejos para poner límites a los niños

0
133

5 consejos para poner límites a los niños

La ausencia de límites en la educación de los niños produce efectos negativos en su comportamiento. Existen diferentes causas por las que los padres pueden ser poco firmes en el establecimiento de límites en la educación. Una de las causas posibles es el propio efecto de una rutina en la que el esfuerzo diario de las diferentes responsabilidades produce cansancio. A veces, también pueden darse diferencias de criterio en la educación en aquellos progenitores que trasladan esta contradicción a sus hijos. Un estilo de educación permisivo también es una manifestación de la ausencia de límites.

No existe ningún manual de educación que contenga todas las respuestas de la educación porque esta es una responsabilidad que padres y madres adoptan de manera individual. Y encuentran las respuestas a muchas de sus preguntas a través de la experiencia. Si te preguntas cómo poner límites a los niños en PequePolis te damos algunas ideas.

1. Comunica la información en un lenguaje comprensible para el niño

La determinación de un límite positivo también es acorde a la edad y la comprensión que tiene el niño. No solo es importante que tú tengas clara cuál es tu idea sobre este límite, sino que también es recomendable que la expreses de forma clara y sencilla a tu interlocutor. Por ejemplo, evita los mensajes que son muy generales y abstractos, especifica aquello que quieres decir.

2. No solo importa lo que dices, sino cómo lo dices

El establecimiento de límites en la educación de los niños es un ejemplo de cómo no solo es importante clarificar el mensaje a través de la reflexión de la finalidad positiva de la propia norma, sino que también conviene observar la comunicación que va más allá de las palabras.

Por ejemplo, desde el punto de vista corporal, intenta mantener el contacto visual con el niño ya que esta proximidad transmite cercanía. Además, también comunicas información sobre tu estado de ánimo a través de tu tono de voz, por ejemplo, elevarlo puede ser una manifestación de impaciencia. Intenta mantener tu firmeza en torno a aquello que quieres decir pero sin elevar el tono de voz.

3. Creación de hábitos

A través del tiempo, el niño se irá familiarizando con esta información. Sin embargo, si en la rutina cotidiana surgen excepciones frecuentes en torno a una norma, el significado de la misma se relativiza. Por ello, también puedes acompañar al niño en la creación de hábitos que, a su vez, estén alineados con la esencia de esos límites.

Educar con límites

4. Refuerzo positivo

El aprendizaje de una norma no se aprende en un día ya que, además, el niño va descubriendo nuevos límites conforme crece. Para acompañarle en este momento también puedes poner una atención especial en este refuerzo positivo.

5. La responsabilidad de educar a través del ejemplo

Cuando la expresión de un límite muestra una contradicción importante con el mensaje enviado al niño a través del propio ejemplo, este hecho puede hacer que sea más difícil para el niño comprender el significado de ese límite. Porque las palabras son muy importantes en la educación, pero existe un aspecto que produce una huella especial: el ejemplo. En ese caso, lo más importante es que las palabras y las acciones muestren una coherencia.

Un libro que profundiza en torno a esta cuestión es Educar sin perder los nervios: Guía emocional para transformar tu vida familiar una obra de Tania García.  

Artículo anterior 10 consejos para hacer los deberes escolares
Artículo siguiente Contacto con la naturaleza: 6 beneficios para los niños

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here