Ayuda a tu bebé a expulsar los gases

0
439

Cuando se alimenta a un bebé, además de tragar leche, puede tragar aire, especialmente si las tomas se hacen con biberón. Los gases pueden irritarle el estómago y causarles molestias que se convertirán en lloros y desgana al comer. Para evitar que el bebé se sienta incómodo, será necesario hacerle eructar para liberar el aire del estómago. ¿Sabes cómo?.

Cada bebé es un mundo, y cada madre termina encontrando la mejor manera de que su hijo suelte los gases pero te mostramos algunas de las más efectivas:

  • Ponerle erguido sobre el pecho con su cabecita en nuestro hombro.
  • Sentarle en las rodillas de espaldas a nosotros, con palma de nuestra mano en su pecho y los dedos en su barbilla.
  • Sentarle de lado en el regazo, mientras cogemos sus puños con una mano y ponemos la otra mano en su espalda.
  • Boca abajo sobre nuestro regazo, procurando que su cabeza quede más alta que el pecho. También podemos ponerle a horcajadas sobre un brazo, colocando nuestra mano en su tripa.

En todas las opciones podemos hacerle un masaje o darle unas palmadas suaves en la espalda. Además, cuando lo cogemos en brazos es conveniente poner una toalla en el hombro para que no nos manche la ropa, ya que con los gases el bebé suele echar una bocanada de leche.

Pero también puedes tomar medidas para que los gases aparezcan con menos intensidad:

  • La leche materna contiene menos cantidad de lactosa que la leche de fórmula, por lo que bebés alimentados con leche materna son menos propensos a tener gases.
  • La leche materna que baja al principio contiene más lactosa que la leche materna que baja luego, por lo que el bebé debe tomar de cada pecho alrededor de 15 a 20 minutos para que pueda tomar ambos tipos de leche materna, si se cambia de pecho en un periodo más corto, el bebé tomará leche materna con mucha lactosa que le producirá más gases.
  • La leche materna puede verse modificada dependiendo de la dieta que consume la mamá, eliminar alimentos pesados puede ayudar o ingerir leche de soya en vez de leche de vaca.
  • No todas las leches de fórmula son iguales, cambiar de marca también puede generar una mejor digestión al bebé.
Artículo anterior Nacemos con la sonrisa puesta
Artículo siguiente El chupete, sí o no, o cómo dejarlo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here