Beneficios de la mediación familiar en la custodia compartida

0
73

Beneficios de la mediación familiar en la custodia compartida

Un proceso de divorcio es complejo en sí mismo porque supone un cambio inevitable que en la etapa inicial produce incertidumbre. La mediación familiar ofrece herramientas de apoyo para aquellas parejas que están experimentando un proceso de estas características. La custodia compartida es positiva para los niños puesto que fortalece el vínculo con ambos progenitores, así como también la implicación por parte de ambos en el cuidado, atención y tiempo compartido con el menor. ¿Cuáles son los beneficios de la mediación familiar en la custodia compartida? En PequePolis te lo contamos.

Comunicación y diálogo después del divorcio

En un momento en el que las diferencias de criterio pueden ser visibles en la comunicación interpersonal es importante recordar algo fundamental: el significado de la escucha. La mediación familiar crea un contexto favorable para el diálogo y el intercambio de información entre las partes.

Un proceso de divorcio es complejo en sí mismo, pero las consecuencias de la falta de comunicación en estos casos añaden todavía más sufrimiento. En ausencia de comunicación aumentan las suposiciones por ambas partes. Suposiciones que se toman como certezas desde la base de la pura interpretación subjetiva.

Responsabilidad después del divorcio

En un proceso de divorcio es importante recordar qué es aquello que resulta verdaderamente prioritario en relación con el cuidado y bienestar de los niños. La mediación familiar ofrece a los protagonistas herramientas de ayuda para que quienes se encuentran en una situación de estas características puedan alcanzar acuerdos y lograr el entendimiento.

Este entendimiento no depende de una de las partes sino de ambas. Por ello, cada uno recuerda su propia responsabilidad en esta experiencia.

Beneficios de la mediación familiar en la custodia compartida

Búsqueda del bien común después del divorcio

Los acuerdos alcanzados a través de la mediación familiar son asumidos por ambas partes. Fortalecen a los hijos pero también a los adultos. Incluso cuando una relación de pareja ha llegado a su fin, el vínculo entre ambos permanece y evoluciona a lo largo del tiempo junto con la familia que formaron. La mediación familiar ayuda a los protagonistas a sentar las bases de esta nueva etapa de la vida para favorecer la felicidad, el bienestar, la educación y la alegría del niño.

En esta situación, los protagonistas que cuentan con la ayuda de un mediador tienen el apoyo de una figura externa. La mediación familiar para la custodia compartida favorece el bien común porque prioriza las necesidades del niño y la colaboración entre las partes.

Cada proceso de divorcio es diferente. La custodia compartida es una herramienta de ayuda, sin embargo, para que este recurso resulte verdaderamente esperanzador es imprescindible que los protagonistas tengan interés y disposición para superar sus diferencias y alcanzar los acuerdos necesarios. La intencionalidad de los acuerdos alcanzados a través de la mediación familiar trasciende al ámbito de la palabra y se concretan en hechos y acciones que son el resultado de las decisiones tomadas de mutuo acuerdo.

Frente a la experiencia posterior a un divorcio en el que los problemas de comunicación entre los protagonistas pueden llegar a cronificarse a lo largo del tiempo, por el contrario, la mediación familiar abre puertas y crea puentes entre aquellos que están dispuestos a entenderse.

A continuación puedes conocer más información sobre la custodia compartida en este vídeo elaborado por Legálitas Abogados.

Artículo anterior Cómo elegir una academia de idiomas para tu hijo
Artículo siguiente Cómo tomar decisiones sobre la educación de los niños

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here