Camisetas inteligentes para el sobrepeso en niños

0
392

Un equipo de científicos del Centro de Investigación Biomédica en Red-Fisiopatología de la Obesidad y la Nutrición (Ciberobn) han estudiado la efectividad de camisetas ‘inteligentes’ como herramienta de control del ejercicio físico que se debe pautar a los niños con sobrepeso.

Estas nuevas prendas incorporan sensores en su tejido que recogen continuamente parámetros cardíacos y respiratorios tanto en situación basal como durante la práctica de ejercicio físico. Estos parámetros son registrados por telemonitorización sin cables. La sencillez de su funcionamiento convierte esta herramienta en candidata idónea para un gran número de aplicaciones fisiopatológicas y clínicas, no sólo en el campo de la obesidad sino en otros muchos ámbitos donde el ejercicio físico es un elemento esencial.

Estas camisetas proporcionan indicadores necesarios sobre el gasto energético, la respuesta cardiovascular y respiratoria para saber qué tipo de ejercicio físico, cuándo se debe realizar, durante cuánto tiempo y cómo, debe pautarse en niños con sobrepeso para obtener resultados positivos.

Los investigadores han reconocido que el uso de estas camisetas supone un avance en los tratamientos antiobesidad y elogian el uso de las tecnologías de la información y la comunicación en la medicina.

Actualmente el control de los parámetros antropométricos y bioquímicos del individuo se hace con los conocidos calorímetros que son unos instrumentos dirigidos a medir la energía que gasta un individuo. Pero los niños terminan quitándose estos aparatos porque les molestan provocando que se pierda la información.

El lanzamiento de esta ‘camiseta inteligente’ se integra en el Programa de Ejercicio Físico que este centro lleva a cabo, destinado a diseñar el ejercicio físico de forma personalizada para cada niño, combinando actividad física, dieta sana y el apoyo psicológico. Se busca evitar que se prescriba una pauta contraproducente para la salud del niño o como en muchos casos, un modelo genérico ineficaz.

Artículo anterior Mononucleosis en niños: la enfermedad del beso
Artículo siguiente Llega el frío y los resfriados de los pequeños

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here