Castañeando por el Castañar de El Tiemblo

0
1043

El Castañar de El Tiemblo (Ávila) es uno de los bosques más espectaculares que se pueden visitar durante el otoño. Allí podemos disfrutar del castañar de mayor extensión del Sistema Central. Es un sendero de pequeño recorrido, con una longitud de 4.300 metros ida y vuelta y con ascensos suaves repleto de hermoso rincones.

La duración del recorrido suele ser aproximadamente de dos horas y a lo largo de la ruta se observan diferentes especies de árboles y arbustos que acompañan al castaño o forman parte del bosque del castañar (avellanos, olmos de montaña, cerezos silvestre, sauces, acebo, aedul, brezos, helechos, …), así como especies de aves (trepador azul, mirlo, zorzal, arredajo …)

Atravesando el bosque por el camino que sale desde el área recreativa de El Regajo se camina entre jóvenes castaños de troncos rectos y espigados, dejando a la derecha una vaguada con avellanos, zarzas y rosales silvestres. Una vez pasada la fuente de los Cazueleros encontraremos un mojón con una bifurcación del camino; seguiremos hacia la derecha para, tras una suave y corta ascensión, llegar a una explanada donde el bosque se abre y se encuentra el Refugio de Majalvilla. En esta zona podemos observar varios castaños de gran porte, y un poco más adelante una pequeña senda nos lleva en primer lugar a un pino resinero de considerable tamaño y poco después hasta “El Abuelo”, el monumental castaño centenario de aproximadamente 500 años, de enorme perímetro, 25 metros de altura, 5 m de diámetro y sugerente silueta. Los ancianos del lugar cuentan que su tronco hueco es capaz de dar cobijo a todo un rebaño de cabras.

Siguiendo por el camino paralelo al arroyo de la garganta de la Yedra, que tiene agua todo el año llegamos a la explanada las Praderas de Garrido. Después siguiendo por el camino desembocamos en «el castañar del Resecadal» donde podemos disfrutar de varios castaños de gran tamaño hasta llegar al «castaño del Codao». En este árbol podemos apreciar un aspecto muy característico de los castaños: su viejo tronco central ya muerto pero del cual surgen rodeándolo múltiples rebrotes en “corona”, sus sucesores creciendo con gran vigor.

Para finalizar descendemos ahora por una zona con mayor pendiente en la que el camino se hace más sinuoso y salpicado de rocas graníticas para salir a la bifurcación inicial y regresar al área recreativa de El Regajo y al principio de la ruta.
Os recomendamos llevar ropa, calzado cómodo de montaña y, por supuesto, una gran cesta para castañas.

 

Artículo anterior Castañeando por el Castañar de El Tiemblo
Artículo siguiente Dónde encontrar las mejores castañas en España

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here