Celos infantiles ante la llegada de un hermano

0
370

La llegada de un hermano hace que el primer hijo pueda tener sentimiento ambivalentes, por un lado se convierte en hermano mayor y, por otro, en destronado. Esto puede generar reacciones de todo tipo en el hijo, muchas de ellas observables y, muchas otras, encubiertas, pero no por ello menos importantes. En un caso o en otro, la primera tarea con la que se encuentran los padres es poder reconocer que los celos existen, ponerle nombre y que son inevitables.

Cada niño reacciona de forma diferente ante esta situación; hay algunos que tratan de ignorar al nuevo hermanito y no quieren ni oír hablar del pequeño, volcando sus sentimientos de hostilidad hacia su madre con la que tienen un comportamiento provocador y de oposición o desprecio

Hay niños que no manifiestan abiertamente sus celos y se dejan llevar hacia un sentimiento de apatía y de falta de participación y entusiasmo en los acontecimientos familiares y en sus juegos.

En las primeras etapas los celos se manifiestan de múltiples maneras. De noche el niño duerme mal o tiene pesadillas, problemas de alimentación, descontrol de los esfínteres, lenguaje “aniñado”, etc. De repente piensa que el bebé le ha quitado lo que él más necesita: el tiempo que papá y mamá pasan con él; así cree que comportándose como un bebé le harán el mismo caso que a su hermano.

¿Cómo deben actuar los padres y madres ante la llegada de un nuevo hermano?

Es recomendable que unos meses antes de que nazca el bebé, durante el embarazo, papá y mamá hablen con los hermanos y les comenten los cambios que se van a ir produciendo, aunque sin saturarlos con mucha información. Hay que hacerles ver la parte positiva de tener un nuevo bebé en la familia.

Otro momento clave para el que hay que preparar a los pequeños es la ausencia de la madre o el padre tras el parto. Los expertos recomiendan tratarlo con antelación: que el niño o niña sepa con quién se va a quedar y avisarle de todo lo que va a ocurrir para que no le cause inseguridad o sorpresa.

Consejos para evitar los celos

Una vez que el nuevo miembro de la familia llega a casa conviene seguir una serie de consejos con el fin de controlar los inevitables celos:

– Involucrar a los hermanos mayores en el cuidado del bebé para fomentar su independencia y responsabilidad.

– Recordarles cómo eran ellos de pequeños, qué cosas hacían, enseñarles fotos para que se acuerden y vean que también pasaron por las mismas cosas.

– Mantener una educación infantil estable, evitando consentirles demasiado.

– Emplear más premios y estímulos que castigos y amenazas, teniendo claro que se trata más de premios afectivos que materiales.

Artículo anterior Como explicar la navidad a los más pequeños
Artículo siguiente ¿Cómo preparar a los niños para el cambio de hora?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here