Claves para mejorar la concentración de nuestros hijos.

0
673

¡La Concentración es la clave del éxito!

Uno de los problemas que encontramos los padres a lo largo del proceso de educación de nuestros hijos es la falta de concentración.

La falta de concentración puede ser de origen académico e incluso en situaciones que se presentan en el día a día y que en realidad no suponen ningún tipo de dificultad.

Claves para ayudar a nuestros hijos a mejorar la concentración:

1. Tranquilidad:

Es necesario que haya un ambiente libre de ruidos, objetos, colores, olores…
Puede ser una zona dentro de su propio dormitorio, donde tenga un escritorio, buena luz y pocos estímulos que puedan perturbar su atención (juguetes, ruidos…).

2. Motivación:

Una de las cosas más importantes es ayudar a los niños transmitiéndoles motivación y ayudándoles a valorar los beneficios que conseguirá una vez termine la actividad.

3. Tiempo:

Es necesario que exista un tiempo en el cual los niños/as puedan desconectar de todas las actividades y tareas que están llevando a cabo, por ello brindaremos unos minutos de tiempo libre para reemprender la tarea con energía, no podemos pedir a nuestros pequeños que se concentren realizando una actividad el mismo tiempo que nosotros, sencillamente no están preparados, por ello deberíamos proponer cada cuarenta o cuarenta y cinco minutos de actividad, un tiempo de descanso (unos minutos) beber un vaso de agua, ir al aseo, comer algo… todo ello les ayudar a reemprender la tarea con mayor energía.

4. Actividades complementarias:

Ayudarán a que el niño/a relaje sus tensiones, se valore, aprenda a realizar tareas de forma bien hecha y pausada, podemos ofrecerle:
– Actividades para quemar energía: son aquellas actividades con las que el niño/a libera gran cantidad de endorfinas, ello le hace sentirse bien, como puede ser la práctica de un deporte.
– Actividades que ayuden a concentrarse y a sentir satisfacción por los logros obtenidos: juegos de mesa, ajedrez, puzzles, etc…
– Actividades relajantes que ayuden a evadirse de las presiones y a encontrarse con uno mismo: relajación, técnicas de respiración…
– Actividades que mejoren la expresión de emociones: el diálogo, la lectura (a través de la lectura los niños/as identifican emociones)…

Y bien, después de estas pautas, para alcanzar la concentración, somos los padres los que podemos ofrecer las herramientas necesarias para que nuestros hijos se concentren.

Artículo anterior Acércate estas Navidades al Salón del libro infantil y juvenil
Artículo siguiente Los adolescentes e Internet

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here