Los cólicos… ¡qué hacer!

0
527

Aunque en la actualidad no se sabe por qué se producen los cólicos del lactante, se cree que se deben a la falta de madurez del sistema digestivo. Lo más habitual es que se produzcan entre el primer y el tercer de vida, aunque en ocasiones pueden alargarse un poco más en el tiempo. Cuando le sucede, el niño suele llorar fuerte y con insistencia y se encoge sobre sí mismo como si le doliera algo. Aunque pienses que son los «famosos cólicos»siempre debes llevarle al pediatra para que le explore y te diagnostique que realmente se trata de un cólico.

En ocasiones es posible prevenir, o al menos paliar los efectos de los cólicos. Es muy importante buscar un lugar tranquilo y relajado a la hora de alimentar a tu bebé, por ello si el niño está muy nervioso o alterado debes intentar calmarlo acunándolo suavemente, cantando o tarareando alguna canción, dale unas palmaditas rítmicas y suaves en la espalda, también puedes colocarle en tu pecho para que sienta tu calor, tu olor y el sonido de tu voz, incluso el ritmo de tu corazón.

Es muy importante que tú también estés relajada porque si el niño siente que tú estás nerviosa, él se pone nervioso también. Cuando el bebé y la madre están tranquilos y relajados el ambiente es muy favorable y el niño es menos propenso a los cólicos. Por ello es muy importante que procures crear un ambiente adecuado, porque alimentar no significa solo dar de comer sino que quiere decir amamantar y calmar, y se crea un vínculo de cariño y ternura muy importante en ese momento que beneficia aún más al  bebé cuanto más tranquilo y relajado se encuentra.

in your hand

Los cólicos suelen desesperar porque el bebé puede pasar varias horas llorando. No te culpes ni a ti ni al bebé por el llanto constante; el cólico no es culpa de nadie. Si sientes que no puedes calmarlo y cada vez te inquietas más es preferible pasárselo a otra persona para que intente consolarlo y tú puedas relajarte un poco. Si no hay nadie disponible inmediatamente, está bien colocar al bebé en la cuna y tomarse un descanso antes de hacer otro intento de consolarlo.

Ningún tratamiento único ha demostrado hacer desaparecer el cólico. Sin embargo, existen formas de hacer que la vida sea más fácil, tanto para la mamá como para el bebé con cólicos.

En primer lugar, si su bebé no tiene hambre, no intentes alimentarlo de nuevo. En lugar de eso,también puedes:

– Caminar con tu bebé o sentarte en una mecedora, probando diversas posiciones.
– Intenta que el bebé eche los aires con más frecuencia durante las comidas.
– Colocar al bebé a través de tu regazo sobre su estómago y frotarle la espalda.
– Colocar al bebé en un columpio o hamaca con vibración. El movimiento podría tener un efecto reconfortante.
– Poner música; algunos bebés responden al sonido al igual que al movimiento.
– Algunos bebés necesitan una disminución de la estimulación y se sienten mejor envueltos en una manta en una habitación sin demasiada luz.
– Los masajes pueden aliviar el dolor, al igual que determinadas posturas favorecen la expulsión de gases.

Lo más importante en estos casos es armarse de paciencia, estar lo más relajado posible y pensar que sólo es cuestión de tiempo que los cólicos desaparezcan.

Fuente imagen: padresehijos.com.mx
teleciguena.com

Artículo anterior Baños en la piscina con tu bebé
Artículo siguiente ¿Por qué es importante que los niños jueguen desde que son bebés?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here