Cómo reconocer el acoso escolar

0
609

Si sospechas que tu hijo pueda estar sufriendo acoso escolar te aconsejamos que investigues un poco e intentes obtener toda la información posible.

Es posible que, en ocasiones, los niños sufran insultos o el rechazo de algunos de sus compañeros de cole. Sin embargo, si esto no es un caso puntual fruto de algún desencuentro o malentendido entre compañeros si no que se convierte en un situación habitual y crónica, entonces es necesario intervenir, y cuanto antes mejor.

Indicios de que pueda estar sufriendo acoso escolar

1.Por las noches le cuesta conciliar el sueño, duerme mal, se despierta con mucha facilidad y se muestra nervioso e intranquilo.

2.Cada mañana al levantarse se queja de que le duele algo. Incluso en ocasiones llega a vomitar.

3.Con frecuencia manifiesta que ha perdido sus pertenencias (ropa o material escolar) o las trae rotas.

4.Cuando sale del colegio lo hace triste y desilusionado.

5.Le cuesta aprender, no tiene motivación y su rendimiento escolar baja.

6.Muestra moratones o arañazos en su piel.

Cómo actuar si sospechas que tu hijo sufre acoso escolar

•Habla con él, dedícale un rato cada día para que te cuente cómo le ha ido el día, qué ha hecho en el recreo, con quién ha jugado. Demuéstrale que puede confiar en ti. Escúchale y hazle saber que estás para ayudarle.No le regañes si alguna de las cosas que te cuenta no te agrada, repréndele con cariño y de forma constructiva.

•No quites importancia a las cosas que te cuente. Para él es importante, escúchale con mucha atención, y no menosprecies sus problemas o dejará de contártelos.

•Habla con su profesora, es fundamental para saber qué es lo que está pasando en el aula o en el colegio. Detectado el problema la profesora tendrá que mantener una conversación con tu hijo y su agresor y proponerles una nueva manera de funcionar y comportarse. Es importante que responsabilice a tu hijo de alguna actividad de la clase que le aporte seguridad en sí mismo, así como ubicarle en el aula sentado al lado de algún compañero bueno y amable que le ayude a sentirse bien y querido. Una vez hecho esto es importante mantener un contacto permanente con la profesora para saber si la situación permanece o por el contrario se va solucionando con su ayuda. Y si no recibes la atención deseada por parte de la tutora dirígete a la jefatura de estudios o dirección del centro educativo.

•También es importante ayudarle a aprender estrategias que le permitan afrontar determinadas situaciones. Recuérdale que hay niños que dicen o hacen cosas que no deben pero que hay otros muchos que le aprecian y le quieren. Enséñale frases para defenderse sin atacar del tipo “tú di lo que quieras, que yo no te escucho”.

•Aprovecha a invitar a algún compañero de clase a casa para que se divierta y observa sus habilidades sociales para ayudarle a mejorarlas. También puede venirle muy bien apuntarle a actividades extraescolares en las que destaque para subir su autoestima.

Y sobre todo, recuerda que tu hijo va al colegio a aprender y a divertirse con sus compañeros. Ningún niño tiene por qué sufrir en el colegio.

Artículo anterior Llega el momento de elegir colegio
Artículo siguiente Visita el Oceanografic de Valencia

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here