Vimos «Tarzán el musical»

0
597

Llegó la selva a Madrid con «Tarzán el musical» y con la intención de que estas navidades sean algo diferentes, un tanto salvajes pero sobre todo muy divertidas, ya que, no olvidemos que estas fiestas son para reír y disfrutar con la familia y este es el objetivo de la productora El Negrito con esta adaptación de Tarzán que sin pretender llegar a los grandes despliegues de algunos musicales de la cartelera madrileña , acerca muy bien la historia del mítico hombre mono a los mas pequeños de la casa, sin aburrir a los mayores, cosa que no siempre es fácil.

Con «Tarzán el musical» se recupera una figura emblemática de la literatura de aventuras, ¿quien no conoce a Tarzán?, un personaje situado en la mente de varias generaciones y que, aún hoy, sigue evocando un gran catálogo de emociones y valores.

Para situaros en el argumento de la adaptación, el multimillonario Tobey Carton convence al científico Mr. Joseph Bishop para que le acompañe a la selva africana junto con su hija Jeanette y encontrar así un importante cementerio de elefantes. En realidad los planes del Sr. Carton, son otros y lo que quiere realmente es apoderarse del tesoro que alberga el cementerio.

Sin embargo, los peligros de la selva les acecharan a cada paso, aunque una misteriosa sombra y un grito salvaje, les ira librando de las diferentes bestias que se cruzan con ellos. La sombra no es otro que Tarzán, el hombre-mono que desde niño fue criado por orangutanes y ahora quiere defender cualquier expolio y destrozo ecológico que pueda ocurrir en su casa: la selva.

En el espectáculo se representan valores muy importantes para todos pero en especial para los niños como es el amor y la defensa de la naturaleza, la colaboración, la amistad, el ingenio o la valentía para enfrentarse a los propios miedos.

Un elenco de 8 actores cubren bastante bien la adaptación de la obra, con coreografías frescas y divertidas que alegran y dinamizan un espectáculo que se hace corto, con música pegadiza y apropiada que sitúa al espectador en cada escena y escenografía austera pero correcta sin necesidad de nada más, pues la historia se desarrolla de principio a fin en el interior de la selva.

Quizás echamos de menos que se hubiera orientado la obra a un público más infantil, tanto en la representación de los animales (monos, cocodrilos, leones, etc)  donde destaca la mona Chita (muy bien conseguida su participación), como en los diálogos de los personajes, pero como hemos comentado antes, realizar un musical que cubra la diversión al 100% de niños y mayores no es tarea fácil.

A destacar que todos los personajes tiene su punto cómico y cada uno de ellos te sacaran más de una carcajada, desde nuestro amigo Hunga-Hunga con sus divertidos bailes, hasta el anciano científico Joseph Bishop con sus despistes, nuestra ingenua dulce y pija Jeanette, y el aprendizaje de nuestro imponente Tarzán que saca de sus casillas a nuestra chica de la selva, hasta somos capaces de reírnos con el malvado multimillonario Tobey Carton que llega a levantar a todos los niños de sus asientos ¿cómo?… tendrás que ir a descubrirlo.

«Tarzán el musical», es sobre todo una fiesta que hará disfrutar a niños, jóvenes y mayores, con un componente didáctico importante y con unos valores de amor y amistad que se reflejan de principio a fin. La obra destaca por utilizar la mejor combinación posible  humor, baile y música para contar una historia conocida por todos… Tarzán.

Artículo anterior Vimos «Bailando» de Pica Pica
Artículo siguiente Vimos «Ilusionando», un espectáculo de magia

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here