¿Cuántas horas necesitan dormir los niños?

0
543

El sueño es fundamental

El sueño es una función de nuestro cuerpo fundamental para la supervivencia, de hecho pasamos un tercio de nuestra vida durmiendo. Gracias al sueño nos recuperamos de la fatiga física y mental provocada por las actividades cotidianas, pero la cantidad de horas de sueño va cambiando en función de la edad y de las diferencias entre unos niños y otros.

La mejor forma de saber si un niño está durmiendo las horas que necesita es observar su comportamiento durante el día. Si está contento, descansado y cumple con sus tareas cotidianas, entonces sabremos que está durmiendo bien, pero si por el contrario tiene un comportamiento irritable, cansado, y con pocas ganas de jugar puede que no esté durmiendo suficiente.

Los ritmos de sueño varían como hemos dicho según la edad, así los recién nacidos duermen unas 16 horas y media repartidas entre el día y la noche. En el tercer mes de vida los bebés duermen unas 15 horas diarias, siendo 9-10 durante la noche.

Al llegar a los nueve meses los bebés ya duermen unas 11 horas durante la noche y alrededor de 3 horas durante el día repartidas en dos siestas de mañana y de tarde. A los 2 años duermen 11 horas durante la noche y 2 horas en siestas durante el día. A los 4 años los niños sueles dormir unas 11 horas y media ya que las siestas suelen desaparecer, fundamentalmente por motivos escolares. A partir de esta edad, las horas de sueño del niño suelen ir descendiendo hasta llegar a los 14 años donde el niño necesita unas 9 horas de sueño.

Es muy importante que en la familia existan unos hábitos de sueño correctos para evitar que se manifiesten problemas del sueño. Para ello deben establecerse unas rutinas de sueño:

– Acordar una hora adecuada para acostar al niño, que suele ser alrededor de las 21:00.
– Antes de acostarse conviene realizar alguna actividad relajante para el niño: un baño caliente, establecer un momento de cena relajado, contar un cuento…
– Realizadas estas rutinas debe acostarse al niño en su cama o cuna despierto. Siempre debe dormirse en su cuna y no en ningún otro lugar de la casa. De esta forma asociará su cuna o cama al hábito de dormir.

Artículo anterior Comprar sin caprichos es posible
Artículo siguiente ¡Adiós al pañal! Las claves para conseguirlo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here