Curiosidades del embarazo

0
628

Si estás embarazada o estás pensado en quedarte, seguro que habrás leído mucho acerca del embarazo y te habrán contado aún muchas más cosas. Aquí te contamos algunas curiosidades acerca del embarazo, esa vida secreta que tu hijo lleva dentro de tí, y que pueden interesarte:

– Es posible que tengas el ciclo menstrual durante el embarazo. A veces, algunas mujeres tienen una pequeña hemorragia a los 9 días de la fecundación. Es parecido a la regla, pero en realidad lo provoca el óvulo al implantarse en la pared del útero. Pero esto puede despistar en ocasiones a las mujeres y pensar que no están embarazadas.

– El corazón del embrión comienza a latir en la tercera semana de embarazo.

– En la semana 9 de embarazo, el bebé es tan pequeño como el tamaño de una uva. Se le va moldeando la carita, le crecen los bracitos, las piernecitas, y ya empiezan a apreciarse los deditos.

– En la semana 12 de gestación aproximadamente, cuando el bebé pesa 20 gramos y mide 7,5 centímetros, tiene una reacción curiosa: si presinas tu abdomen y el bebé está pegado al útero, cerrará los deditos de la mano que tenía apoyada en esa pared del útero.

– En la semana 16 el bebé ya oye, pero empezará a reaccionar a los sonidos del exterior a partir de la semana 20. Es muy bueno hablarle mucho y ponerle música.

– El bebé traga líquido amniótico y hace pipí, (sí, ¡hace pis!), pero el líquido amniótico se renueva cada 24 horas, entre otras cosas porque así puede eliminar la orina.

– En los primeros días de vida los bebé suelen llorar sin lágrimas, debido a que sus conductos lacrimales aún no están abiertos.

– El aumento moderado de peso durante el embarazo está siempre justificado, ya que se distribuye de la siguiente manera aproximadamente: el 39% corresponde al bebé, el 22% a la sangre, el 11% al líquido amniótico, otro 11% al útero, el 9% a la placenta y el restante 8% al pecho.

– El pelo y las uñas crecen a una mayor velocidad cuando estás embarazada, y posiblemente notes que el pelo se te cae mucho menos, y lo tienes más fuerte y brillante. La piel del rostro también está más suave y brillante. ¡También hay ventajas!

– Hacia el final del embarazo, puede que padezcas el «síndrome del nido». Suele caracterizarse porque tiendes a aumentar tu actividad, quieres hacer mil cosas al mismo tiempo, y vuelves a colocar y preparar todo mil veces. Pero tranquila, es por que tu cuerpo se está preparando para el parto.

– El tamaño del pecho no influye ni afecta a la capacidad de generar leche y aún menos la forma del mismo. En un principio y dejando patologías aparte, todas las mujeres tienen la capacidad de generar la leche necesaria para el bebé.

– No hay ningún problema en mantener relaciones sexuales durante el embarazo (si todo va bien). El bebé no sufrirá ningún daño o molestia, tan solo está contraindicado en caso de hemorragias durante el primer trimestre, si tienes placenta previa, si existe peligro de un parto prematuro, entre otros, aunque siempre es recomendable consultar a tu ginecólogo.

– Sobre todo no te olvides de disfrutar de este momento, pues cuando te quieras dar cuenta tendrás a tu bebé en brazos, y hasta echarás de menos la barriguita.

 

Artículo anterior Disfruta de la Navidad estando embarazada
Artículo siguiente Más partos en luna llena… ¿cierto o leyenda?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here