Deberes escolares también en Navidad

0
1160

Llegada la época navideña los niños hacen un parón en la escuela de unos quince días, más o menos. A pesar de que se trata de unos días muy especiales en los que las actividades extras, especialmente de ocio, se van acumulando, la mayoría de profesores y educadores les siguen mandando tareas para casa con el fin de que no pierdan el ritmo de estudio durante esos días. Los deberes escolares navideños se convierten, de este modo, en una losa que no todos los pequeños gestionan de la misma forma.

Pero es importante que sepamos animarles y ayudarles a que este trabajo se realice de la mejor forma posible. Cuando los maestros deciden que así debe ser, es porque resulta beneficioso para la educación del pequeño, no pierde el ritmo, y cuando vuelve después de la festividad de Reyes, su mente sigue activa con menos riesgo a caer en ese sopor que se produce, generalmente, cuando inician curso en septiembre. Pero ¿cómo podemos hacerlo para que los deberes escolares no suponga una excesiva carga diaria y, al mismo tiempo, pueda disfrutar de sus Navidades con total alegría?

Al principio es mejor dejarle unos días libres y que saboree esas vacaciones con total libertad. Podemos aprovechar para hacer visitas a los familiares, hacer las compras típicas o dedicarnos a ir al teatro, al cine, incluso preparar alguna manualidad en casa para adornar el hogar al más puro estilo navideño. Después de esos dos o tres días, les pondremos media hora o tres cuartos de hora con sus deberes escolares, para ir aumentando, dependiendo del volumen que tengan y las ganas que les pongan, así no acumularán para última hora y seguirán manteniendo su cabeza a pleno rendimiento.

deberes-escolares-navidad1

Como el resto del año, hay que buscar un lugar cómodo y bien iluminado para que el niño haga los deberes, si por cualquier motivo no puede hacerlos en su lugar habitual o nos hemos trasladado de casa, hay que buscar ese rincón donde se evada del mundanal ruido y se centre en el estudio. Importantísimo que no tenga distracciones como música o televisión. Es necesario, también, crear una rutina. Mucho mejor por la mañana, siguiendo las costumbres del colegio, así las tardes las tendrá libre para hacer visitas, alguna excursión o jugar con los amigos.

deberes-escolares-navidad2

Aunque no estemos presentes en la misma sala, es necesario que el niño sepa que estamos cerca para echarle una mano en un momento dado. Incluso para animarle y motivarle cuando se despista. Por eso lo mejor, más allá de darle consejos y charlas interminables, es predicar con el ejemplo. Sentarnos cerca a leer un libro, por ejemplo, puede ser una buena forma de animarle a estudiar con más ganas. Antes de que pueda darse cuenta, ya habrá terminado sus tareas y podrá disfrutar de la Navidad sin obligaciones. Una buena idea es planificarlo de forma que haya acabado unos días antes de Reyes, para poder disfrutar de este día con la alegría que se merece.

Fuente | Consumer
Imágenes | Ser madre, toda una aventura, Mujer hoy y ABC
Pequepolis | Calendario Escolar del nuevo curso 2013-2014

Artículo anterior ¿Qué hacemos con los niños en Navidad?
Artículo siguiente «Aprender haciendo», un aprendizaje para toda la vida

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here