Consejos para prevenir la depresión postparto

0
810

Algunas mujeres tras el parto experimentan una gran tristeza en los días posteriores al parto denominada depresión postparto. Se trata de un sentimiento de desánimo provocado por los numerosos cambios hormonales, por los momentos de confusión, al cansancio y falta de sueño, a las molestias y a atender nuevas necesidades que requiere el bebé. Es una reacción bastante frecuente que suele afectar a un 50% de las mujeres y suele iniciarse en los primeros días tras el parto.

Los límites entre la depresión postparto y la depresión propiamente dicha vienen marcados por la duración (si pasan más de 15 o 20 días hablamos de depresión), la intensidad (mayor en el caso de la depresión) y por el agravamiento con el paso del tiempo de los síntomas.

Claves que ayudan a prevenir la depresión postparto:

– Recibir la información completa y detallada del embarazo, el parto, el puerperio, la lactancia y la vida sexual.
– Dejarse ayudar y apoyarse en la pareja y familia.
– Asistir a los cursos de preparación al parto tanto la futura madre como su pareja,
– Realizar todos los controles periódicos por parte de los profesionales.
– Hablar y compartir las emociones durante el embarazo, el parto y el posparto.
– Compartir las responsabilidades familiares con la pareja, y realizar las mínimas tareas domésticas durante los primeros días tras el parto.
– Dormir y descansar lo máximo posible, cuando el bebé lo permita, dejando de lado otras obligaciones o tareas.

Como nueva madre no quieras hacerlo todo tú. Muchas mujeres tras el parto, sin darse cuenta y de forma casi automática, pretenden que desde el primer momento todo esté como antes, la casa ordenada, limpia, nevera y comidas organizadas, plancha al día y además atender todas las demandas del bebé. Esto implica un esfuerzo sobrehumano, teniendo en cuenta que aún no están recuperadas del parto, y que atender a un recién nacido es una situación nueva, ya que tareas cotidianas como cambiar un pañal, bañar al bebé o darle de comer generan inseguridad en las madres sobre si lo están haciendo bien o no.

Además parece que todas las explicaciones de pediatras, amigos y familiares no funcionan cuando el bebé llora y se comienza a sentir una verdadera angustia. De modo que hay que tomarse la nueva situación lo más relajada posible, desconectar un poco de las tareas de la casa, centrarse en el bebé y pedir ayuda a la pareja.

Afortunadamente lo que en un principio parece tan complicado, con el tiempo termina por ser algo rutinario y habitual.

Artículo anterior ¿Qué es la toxoplasmosis?
Artículo siguiente Recomendaciones antes de visitar a un recién nacido

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here