Disfraces caseros para bebés (y II)

0
879

Ya estamos en las mismas puertas de un Carnaval más. Si acabas de ser mamá o si tu hijo todavía es un bebé, no tienes porqué renunciar a disfrutar de estas divertidas fiestas que, además, son una de las favoritas del gran público. Todo el año esperando para descolgar tu disfraz para que ahora lo sigas dejando olvidado en el fondo del armario. Nada más lejos de la realidad. Si bien es cierto que cuando somos padres algunos de nuestros hábitos deben cambiar, hay ciertos aspectos que no podemos olvidar, especialmente aquellos que van unidos a la diversión, y mucho más cuando podemos compartirla con ellos.

Así que lo mejor será que busquemos un divertido disfraz para nuestro pequeño y le hagamos partícipe de esta divertida fiesta en la que todo es alegría y frenesí. Podemos comprar uno de los que nos ofrecen en las distintas tiendas y centros comerciales, pero también podemos hacerlo nosotras desde casa. No debemos olvidar que estos trajecitos se les quedan pequeños enseguida y el dinero que nos hayamos gastado estará perdido para el año que viene. Desde casa siempre podemos emplear materiales que tengamos, restos de ropa que ya no utilicemos o sencillas camisetas que luego podemos seguir empleando durante toda la temporada.

Ya hemos visto en un post anterior, algunos ejemplos de bonitos y muy sencillos disfraces caseros que convierten a nuestro niños en un delicioso Sushi, en un simpático pulpo o en el habilidoso Harry Potter. Pero si quieres conocer algunas ideas más, aquí te dejo otros con los que inspirarte.

disfraz-momia

Esta divertida momia puede resultar una buena opción para dar un poco de miedo, así que también nos puede servir como una estupenda idea para Halloween. Sólo vamos a necesitar un body de color blanco y unos leotardos, también blancos, un rollo de vendas, de las que venden en la farmacia, y para los ojos podemos comprar unos de esos movibles que venden en las tiendas de manualidades o hacerlos con unos retales blancos y negros. Práctico, sencillo y muy barato, ¿se puede pedir más?.

disfraz-abeja-y-flor

Si tienes que llevar al niño en tus brazos nada mejor que hacerlo de una forma elegante, conjuntada y muy divertida. ¿Qué te parece este simpático disfraz de abeja mientras tú te conviertes en flor? Para ti bastará con que te pongas en el cuello un collar con papel o plástico fino de colores haciendo los pétalos. Al peque lo llevamos en una mochila portabebés enrollada con una toalla amarilla y le pegamos unas tiras negras de papel adhesivo. Un jersey negro y unos leotardos del mismo color pueden ser el complemento ideal. Y para rematar, una diadema con unas antenas.

disfraz-ratita

El disfraz de ratita presumida también resulta de lo más gracioso y además muy abrigado. La única dificultad es hacerle la capita con una tela gris, mejor de lana o paño gordito para que esté abrigada. A fin de que quede más bonita le pondremos un ribete rosa. Para la cabeza podemos hacerle unas orejas sobre una diadema o un gorrito de lana. Después sólo nos queda pintarle unos divertidos bigotes y una naricilla roja, y ya la tenemos lista para la diversión.

Fuente | Uno más en la familia
Imagen | Mundo bebé
Pequepolis | Leche frita para Carnaval

Artículo anterior Disfraces caseros para bebés (I)
Artículo siguiente Campamentos de verano infantiles en el Zoo Aquarium de Madrid

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here