Disfraces infantiles caseros para Halloween: Momia, Princesa fantasma y Brujas

0
1456

Ya queda menos de un mes para que celebremos una de las fiestas más divertidas del año, especialmente para los niños: Halloween. A pesar de tratarse de una celebración que apenas tiene tradición en nuestro país, tal ha sido su aceptación que ya se ha convertido en una parte más de nuestras vidas, así nos asomamos al calendario con especial ilusión y deseando disfrutar al máximo de una noche que, aunque está dedicada al terror, resulta estar llena de tantos ingredientes divertidos que no puedes por menos dejarla pasar sin esbozar la mejor de las sonrisas. Y uno de ellos son los disfraces infantiles.

Además de poder adornar nuestra casa con elementos fantasmagóricos o intentar preparar un menú un tanto terrorífico, el ingrediente principal son los disfraces. Aunque podemos vestirnos con cualquier atuendo, mucho mejor si está relacionado con el mundo del miedo, así podemos elegir entre un sinfín de personajes que causen, al que nos contempla, auténtico terror. Lo más sencillo es acudir a una tienda y comprarnos aquel disfraz que más nos guste, pero tal y como está la economía últimamente, quizás lo mejor será ir pensando en fabricarlo en casa. Con un poco de maña y muy poco dinero, podemos hacer que nuestro niño luzca la mar de divertido. ¿Te atreves a disfrutar del más divertido Halloween?

BEBÉ MOMIA. Además de simpático es de los más sencillos. Sólo necesita un body blanco, unos rollos de gasa de vendaje (de las que venden en la farmacia) y unos retales blancos y negros para los ojos. Lo primero es colocar la venda de un lado a otro del body y la sujetamos con alfileres. Una vez bien cubierto le pasamos un pespunte por los laterales para que quede sujeta. Dejaremos algún trocito sin coser para deshilacharlo y que quede más terrorífico. Luego le colocamos los ojos, hacemos dos círculos blancos y dos, más pequeños, negros. Los pegamos escondidos entre las gasas.

bebé-momia

PRINCESA FANTASMA. Aquí también vamos a necesitar un body blanco. Al que le vamos a coser algunas tiras de tela de tul o gasa, que le colocaremos en la cintura. También puedes atarlas a una goma o tira elástica, sin necesidad de coserla al body. Después cortaremos unos círculos blancos y negros para confeccionarle los ojos y pegarla al body o, también, podemos utilizar pintura de tela. En la cabeza un gorrito de ganchillo negro y blanco o cualquiera de lana que tenga por casa al que le coseremos un gran lazo negro.

princesa-fantasma

BRUJAS. Uno de los disfraces más recurrentes y que a las niñas les encanta es el de brujas. Eso sí, brujas amables, muy simpáticas, y si pueden ser de lo más coloridas, mucho mejor. Aquí te presento dos modelos distintos aunque puedes combinarlos a tu gusto. Para la parte de arriba del vestido, nos puede venir bien una camiseta negra. La puedes dejar lisa o pegarle algunos adornos en colores brillantes como arañas, bichos o estrellas. Luego con tules de colores vamos a hacerle una falda. Cortamos algunas tiras y los atamos a una cinturilla o goma elástica y se la ajustamos a la cintura. Unos leggins negros o pantalones ajustados y ya solo nos falta el sombrero que lo podemos hacer con cartulina negra. Un cucurucho alto y un círculo para el ala. Lo adornamos con una tira de gasa de la misma que hemos utilizado para la falda. Y ya está todo arreglado.

Fuente | Uno más en la familia
Foto | Meath y Uno más en la familia
Pequepolis | Prepárate para disfrutar de Halloween en la Warner

Artículo anterior Prepárate para disfrutar de Halloween en la Warner
Artículo siguiente PortAventura Halloween 2013, un plan de miedo para toda la familia

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here