El Autismo infantil, señales de alerta

0
419

Estamos ya cercanos al 2 de abril fecha en la que se celebra el  “Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo , una fecha señalada para las personas con Trastornos del Espectro del Autismo (TEA) y sus familias, por ello desde Pequepolis queremos aprovechar y dar algunas pautas para detectar de manera precoz esta terrible enfermedad.

El autismo no tiene un origen claro, y por lo que se sabe hoy en día, obedece a una anomalía en las conexiones neuronales que es atribuible, con frecuencia, a mutaciones genéticas.

El autismo es un trastorno infantil que tiene una mayor incidencia en niños que en niñas, en concreto según los resultados del último informe de los Centros para el Control y la prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos, se trata de un trastorno que se presenta entre 3 y 4 veces más en varones.

Las habilidades de un niño autista pueden ser altas o bajas dependiendo tanto de su nivel de cociente intelectual y de su capacidad de comunicación verbal.

En los últimos tiempos los pediatras de Atención Primaria (AP) han registrado en sus consultas un ligero incremento de pacientes con Trastornos del Espectro Autista (TEA).

Diagnóstico del Autismo

El autismo suele ser difícil de diagnosticar ya que habitualmente es la familia la primera en sospechar que el niño no se comporta de forma normal.

Las dudas suelen aparecer en torno a los dos años de edad, la primera consulta suele hacerse cuatro meses después y el diagnóstico inicial tiene lugar cuando el niño tiene casi 5 años.

Para la Asociación de Pediatras de AP resulta fundamental definir cuál es la población que presenta mayor riesgo de padecer este tipo de trastorno y que los padres conozcan las señales de alerta y la forma de tratarlo.

Señales para identificar el Autismo

Algunas de las señales que pueden ayudar a detectar si un niño es autista o tiene síntomas muy acentuados de autismo son:

  • Acentuada falta de reconocimiento de la existencia o de los sentimientos de los demás.
  • Ausencia de búsqueda de consuelo en momentos de aflicción.
  • Ausencia de capacidad de imitación.
  • Ausencia de juego social.
  • Ausencia de vías de comunicación adecuadas.
  • Marcada anormalidad en la comunicación no verbal.
  • Ausencia de actividad imaginativa, como jugar a ser adulto.
  • Marcada anomalía en la emisión del lenguaje con afectación.
  • Anomalía en la forma y contenido del lenguaje. – Movimientos corporales estereotipados.
  • Preocupación persistente por parte de objetos.
  • Intensa aflicción por cambios en aspectos insignificantes del entorno.
  • Insistencia irracional en seguir rutinas con todos sus detalles.
  • Limitación marcada de intereses, con concentración en un interés particular.

El Pediatra es quizás entre los médicos, el que tiene una mayor responsabilidad sobre la salud de la población autista y debe ser un gran clínico para diagnosticar y tratar a un paciente, que muchas veces por su grado de desarrollo no está en capacidad de comunicarse claramente.

Por lo tanto el pediatra surge como un elemento importantísimo en el diagnóstico precoz del autismo, siendo de gran valor para el pronóstico de la enfermedad, y debe formar parte del equipo multidisciplinario para su tratamiento.

¿Qué pueden hacer los padres?

Los padres que sospechan que su niño puede ser autista, deben consultar al pediatra para que los refiera a un psiquiatra de niños y adolescentes, quien puede diagnosticar con certeza el autismo, su nivel de severidad y determinar las medidas educacionales apropiadas. El autismo es una enfermedad y los niños autistas puede tener una incapacidad seria para toda la vida. Sin embargo, con el tratamiento adecuado, algunos niños autistas pueden desarrollar ciertos aspectos de independencia en sus vidas.

Tratamiento del Autismo

La educación especial es el tratamiento fundamental y puede darse en la escuela específica o bien en dedicación muy individualizada («Maternage»). Se puede recurrir a la psicoterapia, aunque los resultados son escasos debido a que el déficit cognitivo y del lenguaje dificultan la terapéutica. El apoyo familiar es de gran utilidad. Los padres deben saber que la alteración autista no es un trastorno afectivo relacionado con la crianza. Es recomendable buscar y mantener contactos con asociaciones para padres de niños autistas. Hay considerar también el tratamiento farmacológico, que deberá estar indicado por un medico especialista.

Artículo anterior El Autismo infantil, señales de alerta
Artículo siguiente ¿Es un niño precoz?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here