Embarazada en verano , protégete del calor

0
950

Si estás embarazada en verano notarás que todas las sensaciones se intensifican más, y las altas temperaturas pueden agudizar algunos síntomas de las futuras mamás, como el cansancio, el calor, la fatiga y la debilidad. El riesgo de sufrir un golpe de calor, deshidratación y la aparición de manchas en la piel, así como el calor extremo complican las cosas para las gestantes, en especial, cuando el parto está cerca. En este post os explicamos por qué las embarazadas son más vulnerable a sufrir un golpe de calor, cómo evitar la aparición de manchas en la cara, así como la importancia de mantenerse hidratada durante el verano.

Si eres de las que te ha tocado estar embarazada en verano debes tener en cuenta que un exceso de calor puede ser peligroso tanto para la madre commo para el bebé: la temperatura del cuerpo de las mujeres embarazadas crece de modo natural debido al embarazo, por ello son más suscepcibles de sufrir un golpe de calor, que provoca un colapso en el funcionamiento normal del organismo de la embarazada dejando de funcionar adecuadamente.

Un exceso de calor durante el embarazo también puede provocar, con más facilidad, a las gestantes deshidratación, taquicardia o un fallo circulatorio.

Por todo esto, es muy importante que si estás embarazada en verano tengas en cuenta algunos consejos, para que el verano sea agradable y evites correr riesgos innecesarios:

1. Embarazada en verano, hidratarse es fundamental

Una persona necesita beber 2 litros de agua al día para mantener su cuerpo hidratado, pero si estás embarazada debes beber algo más de lo habitual sobre todo cuando el calor el aprieta. Agua, zumos, refrescos, frutas, todo ello es válido para hidratarse. De modo que no olvides llevar una botellita de agua en el boloso antes de salir de casa. Además de hidratarte evitará otros malestares comunes durante el embarazo como el estreñimiento y las infecciones de orina.

Embarazo-en-verano_

2. Adapta la alimentación si estás embarazada en verano

La dieta de la embarazada debe adaptarse a las exigencias de cada temporada y durante los meses de verano se deben evitar las comidas pesadas más propias del otoño y el invierno. Elegir productos ligeros y que aporten vitaminas, hidratación y nutrientes como verduras, hortalizas, frutas y lácteos son buenas opciones.

 

3. Cuidado con el sol

Como ya hemos dicho un exceso de sol puede provocar peligrosos golpes de calor si estás embarazada en verano, pero no solo eso, también puede hacer que sufras manchas en la piel por el exceso de exposición al sol. Por eso te recomendamos que las salidas a la calle las hagas bien a primera hora o a última del día, para evitar la exposición directa al sol en las horas fuertes de calor.

«El 90% de las embarazadas sufre un aumento de la pigmentación de su piel, que afecta sus muslos, areola mamaria y su cara, entre otras zonas», asegura el ginecólogo Juan Luis Alcázar Zambrano, profesor de la Universidad de Navarra.

embarazada en verano

Los cambios hormonales en las embarazadas tienen mucho que ver con la aparición de estas manchas en la piel, melasmas, y la exposición al sol los empeora considerablemente. Para ello además de utilizar cremas de protección solar elevada es necesario protegerse la cara con una gorra o sombrero.

También ayuda a mantenerse fresca ducharse con frecuencia con agua tibia, y aplicar agua fría en las piernas para aliviar la sensación de pesadez e hinchazón producidas por el calor. La elección adecuada de la ropa puede ayudarte a disuadir el calor, ropa no ajustada de algodón y que facilite la transpiración de la piel.

4. Toma precauciones en los baños en mar y piscina.

Los baños en el mar y en la piscina son peligrosos cuando la embarazada ya ha expulsado el tapón mucoso que protege el cuello uterino o rompe aguas. Esto suele producirse unas cuatro semanas previas al parto, pero en ocasiones puedes no darte cuenta. De modo que por eso se recomienda no bañarse durante ese periodo de tiempo.

Tampoco es aconsejable bañarse en el mar si está muy revuelto ya que las olas pueden provocar caídas, así como las inmersiones profundas como el buceo que tampoco está aconsejado.

¡Con todos estos consejos ya puedes disfrutar de tu embarazo en verano!

Artículo anterior Campamentos de verano : Consejos para preparar a tu hijo
Artículo siguiente El Parque de Atracciones Peppa Pig: Peppa Pig World

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here