Y para antes de dormir…La Fábula del Cuervo y el Zorro

0
2235

Las fábulas son composiciones literarias breves, cuyos personajes suelen ser animales a los cuales se hace hablar y comportarse como personas, y de las que se deduce una moraleja. Las fábulas ayudan a los niños a aprender que determinados comportamientos pueden tener consecuencias no deseadas, y finalizan con una enseñanza de carácter instructivo.

La Fábula del Cuervo y el Zorro

Estaba el señor Cuervo posado en un árbol, y tenía en el pico un delicioso queso. Cerca de allí, atraído por el olor del queso, el señor Zorro se acercó al Cuervo y le dijo: “¡Buenos días, caballero Cuervo! ¡Galante y hermoso sois en verdad! Si el canto corresponde a la pluma, os digo que entre los habitantes de este bosque sois vos el Ave Fénix.”

Al oír esto el Cuervo, no cabía en la piel de gozo y orgullo, y para hacer alarde de su magnífica voz, abrió el pico, dejando caer el queso.
El Zorro lo agarró, y le dijo: “Aprended, señor mío, que el adulador vive siempre a costa del que le atiende; la lección es provechosa; bien vale un queso.”
El Cuervo, avergonzado y mohino, juró, aunque algo tarde, que no caería más en la trampa.

Y ahora os dejamos la fábula original, para los niños más mayores…

En la rama de un árbol,
bien ufano y contento,
con un queso en el pico
estaba el señor Cuervo. 

Del olor atraído
un Zorro muy maestro,
le dijo estas palabras,
o poco más o menos:

“Tenga usted buenos días,
señor Cuervo, mi dueño;
vaya que estáis donoso,
mono, lindo en extremo;
yo no gasto lisonjas,
y digo lo que siento;
que si a tu bella traza
corresponde el gorjeo,
junto a la diosa Ceres,
siendo testigo el cielo,
que tú serás el Fénix
de sus vastos imperios.”

Al oír un discurso
tan dulce y halagüeño,
de vanidad llevado,
quiso cantar el Cuervo. 

Abrió su negro pico,
dejó caer el queso;
el muy astuto zorro,
después de haberlo preso,
le dijo : “Señor bobo,
pues sin otro alimento,
quedáis con alabanzas
tan hinchado y repleto,
digerid las lisonjas
mientras yo como el queso».

Quien oye aduladores,
nunca espere otro premio.

Artículo anterior «Yo Cuento», un blog que da voz a los niños
Artículo siguiente Libros infantiles para todas las edades

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here