Juegos divertidos para niños en la nieve

0
628

¿A quién no le gusta el invierno?. La nieve, es una de las mejores opciones que nos ofrece esta época del año y es que el invierno no tiene por qué ser aburrido y pensar que no podemos disfrutar de la naturaleza con nuestros peques.
A los niños es una de las cosas que más les gusta y es que pasar un día en familia o con amigos en la nieve, puede convertirse en un día de los más divertido para niños y mayores.

A continuación, os vamos a mostrar algunos juegos muy divertidos que podéis llevar organizados para que los niños aprendan que hay un montón de actividades que podemos hacer en la nieve además de tirarnos con trineos o esquiar.

Juegos divertidos para niños en la nieve:

1. Lluvia de bolas: Es un clásico, pero podemos darle un toque original a este juego, eligiendo un lugar en el cual haya obstáculos, árboles o piedras gigantes para que puedan esconderse del ataque contrario.
Lo más importante es hacer dos equipos y delimitar el espacio. El juego puede ser más interesante si quien reciba el bolazo queda eliminado, aunque esto es aconsejable en edades a partir de 8 ó 9 años que ya aceptan de forma más fácil este concepto, el cual para niños más pequeños crearía enfados y rabietas.

2. ¿Detectives? Sigue la pista: En este juego lo ideal sería llegar de los primeros para poder ver la nieve virgen y si sois de los que tenéis la suerte de vivir en un sitio de montaña será una forma de pasar una mañana muy divertida con los niños.
El juego consiste en encontrar huellas de animales en la nieve y adivinar a que animal pertenecen. Una recomendación es que los niños lleven una libreta y lápiz para poder ir dibujando la huella y luego apuntar el nombre del animal al que corresponde.
Será una forma de aprovechar el tiempo no sólo jugando sino aprendiendo nuevos conocimientos que luego podrán compartir con sus amiguitos del colegio. Esto les hará sentirse muy orgullosos, ya que todo lo que sea compartir momentos en familia, les enriquecerá de forma positiva en su etapa de crecimiento.

3. Carreras de trineos: Buscaremos una buena pendiente, la cual esté despejada de piedras y obstáculos para poder evitar accidentes.
Los más atrevidos, pueden echar carreras para ver quien llega antes. Sino, simplemente bajar por la cuesta como si fuera un tobogán y encima sin barreras, les encantará y no verán el fin del juego.

4. Aprender a conocer la naturaleza: Este juego para mí es uno de los más bonitos, ya que aparte de jugar tiene un fondo y es, enseñar a los niños que el invierno además de bonito, es extremadamente duro para algunos animales.
Para ello, construiremos unos comederos con un simple vaso de plástico, le pondremos un poco de alpiste y colgaremos de la rama de un árbol para observar a las aves cuando se acerquen.

5. Huella de Ángel: Para hacer la forma de ángel en la nieve, será necesario ir adecuadamente vestidos, ya que consiste en tumbarnos boca arriba en la nieve (muy importante que haya una buena capa de nieve), muy despacito para no dejar huellas alrededor y poned los brazos en cruz y subidlos y bajarlos arrastrando la nieve a la vez que abrís y cerráis las piernas.
Esto les encantará a los niños….Asique no olvidéis hacer una foto para inmortalizar el momento.

6. Hoy seremos «Pulgarcito»: Si lo que os apetece es dar un paseo tranquilo por la nieve o montaña y disfrutar de la naturaleza, podemos proponer a los niños jugar a ser pulgarcito. Desde trocitos de palos, hojas, piedras de colores, etc… nos servirán para ir marcando nuestro camino y así sabrán volver solos al punto de salida. Las migas de pan no son recomendables, porque podrían desaparecer, y sino….¡acordaros de lo que le pasó a Pulgarcito!.

Ahora, os dejo disfrutar de un día muy especial en la nieve.

Artículo anterior Excursión con raquetas de nieve
Artículo siguiente Escápate en Semana Santa con tu familia y descubre La Ruta de las Icnitas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here