La piel del bebé sin irritaciones

0
678

Durante la época de verano es habitual que aprecies en la piel del bebé algunas irritaciones sobre todo en determinadas zonas. Suelen aparecer en la nuca, los pliegues de los brazos, piernas, el pecho o en zonas donde la ropa produzca un roce en la piel del bebé. No te preocupes porque esto no significa que hayas hecho nada mal, simplemente es que la piel del bebé y los niños pequeños es mucho más delicada y en ocasiones presenta rasgos de inmadurez ante determinadas manifestaciones externas. Su piel tan maravillosa, suave y tan apetecible para dedicarle mil besos y caricias también es más frágil y permeable, tiene las fibras de colágeno de menor tamaño y las fibras elásticas son más innmaduras y un 30% más fina que la de los adultos por lo que se enrojece con mucha facilidad, y está más predispuesta a la inflamación y la descamación.

Cómo cuidar la piel del bebé

Durante el baño diario del bebé utiliza un producto con pH 5.5, que respete el manto hidrolipídico superficial de su piel, ya que le ayuda a proteger su piel y esa película de grasa actúa a modo de barrera frente a todos los agentes externos. Cuando finalice su baño y le saques, sécalo con mucho detalle por todos los rinconcitos de su piel, sobre todo por los pliegues y roces, dando toquecitos suaves con la toalla, pero sin restregar.

Una vez seco, aplica en la piel del bebé un producto emoliente, dermatológicamente testado para que no irrite su piel, la hidrate y de esta forma le hidrate, calme los picores y a su vez favorezca la defensa de su epidermis. Busca estos productos en farmacias y así te asegurarás de que están correctamente testados y podrán asesorarte para elegir la crema más adecuada a la piel del bebé.

Durante esta época de verano es  muy importante que mantegas la piel del bebé protegida del sol, ya que los rayos solares pueden hacerle mucho daño, por ello debes evitar la exposición directa al sol, sobre todo durante las horas de más calor del día, aplícale una crema solar con protección total especial para bebés, y vuelve a aplicársela cada dos o tres horas. No olvides portegerle con un gorrito y utilizar prendas suaves de 100% algodón, para que su piel transpire.

Fuente imagen: mimundo.philips.es

Artículo anterior La lactancia artificial aumenta el riesgo de obesidad en tu bebé
Artículo siguiente ¿Miedo nocturno? Ayúdale a superarlo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here