Museo Arqueológico Nacional

0
343

Tras seis años de obras, el Museo Arqueológico Nacional (MAN) abre las puertas a sus renovados espacios el 1 de abril de 2014. Con una reforma integral del edificio y nuevos equipamientos e instalaciones, la superficie útil del museo pasa de 19.280 a 23.303 metros cuadrados, de los cuales, diez mil están dedicados a la exposición permanente que se distribuye a lo largo de 40 salas. Esta remodelación ha situado al Museo, ubicado dentro de la ruta turística-cultural por excelencia de Madrid, entre las grandes instituciones europeas.
En total, se exhiben más de 13.000 objetos arqueológicos, históricos y artísticos que acercan al público a la historia y cultura de España, desde la Prehistoria hasta el siglo XIX. Las colecciones de Grecia, Oriente Próximo Antiguo, Egipto y Nubia completan las culturas mediterráneas antiguas de mayor influencia en nuestro desarrollo cultural.

En lo que respecta a la accesibilidad, las instalaciones son accesibles a sillas de ruedas, cuentan con instalaciones táctiles, especialmente diseñadas para público invidente, y dispositivos para ampliar el sonido para personas con discapacidad auditiva.

Fundado en 1867 por Real Decreto de Isabel II, el Museo tuvo su primera sede provisional en el Casino de la Reina, un antiguo palacete de la calle de Embajadores. En 1895, sus fondos se trasladaron definitivamente al Palacio de Biblioteca y Museos, realizado por el arquitecto Francisco Jareño de Alarcón en estilo neoclásico

La primera sede del Museo fue provisional: un antiguo palacete de la calle de Embajadores llamado el Casino de la Reina, que el Ayuntamiento de Madrid había regalado a Isabel de Braganza, esposa de Fernando VII.

En 1895 sus fondos fueron trasladados definitivamente al Palacio de Bibliotecas y Museos, ocupando las plantas que dan a la calle Serrano y parte de las laterales (un tercio del total del edificio, el resto lo ocupa la Biblioteca Nacional). El edificio se asienta sobre los terrenos de una antigua finca conocida como la huerta de San Felipe Neri. Se empezó a construir en 1866 sobre los planos de Francisco Jareño y Alarcón, pero las obras no concluyeron hasta 1892 —bajo la dirección de Antonio Ruiz de Salces—. Su estilo es neoclásico, siendo su planta rectangular, con cuatro grandes patios interiores. La fachada que da a la calle de Serrano presenta una portada con columnas dóricas en la entrada y una columnata jónica de la balconada en el piso superior. En el jardín de acceso se encuentra una reproducción de la cueva de Altamira.

Entre las reestructuraciones espaciales posteriores, la más importante se llevó a cabo entre 1968 y 1981: las tres plantas originales se convirtieron en cinco y se reinstalaron todas las colecciones con nuevos conceptos museográficos. En los últimos años (2008 – 2013) se ha ejecutado una renovación completa del edificio. A causa de dichas obras durante meses fue visitable tan solo una exposición con una muestra de algunas de las obras maestras del museo: «Tesoros del Museo Arqueológico Nacional», y desde el 25 de julio de 2011 el cierre del museo fue total, no habiendo reabierto sus puertas al público hasta el 1 de abril de 2014.

    Dejar respuesta

    Please enter your comment!
    Please enter your name here