Museo del Chocolate

0
286

Una vez que el chocolate llegó a nuestro país, allá por el siglo XV, ha sido uno de los elementos que más influencia han tenido en nuestra mesa. Gracias a su conexión con el Mediterráneo y a su poder militar y político, Barcelona ha estado muy presente en el transporte, manipulación y distribución de este manjar que ha tenido siempre una estupenda aceptación pero, al mismo tiempo, grandes polémicas en torno a sus virtudes y perjuicios. Como todo aquello que resulta bien aceptado, raro es que no se le busquen sus contrariedades.

Pero conociendo sus grandes capacidades, muchas más allá de las pegas que se puedan encontrar, el puerto de Barcelona se convirtió en el lugar perfecto para llevar este producto, novedoso por estas tierras en aquellas épocas, por toda Europa. Pero fue en el siglo XIX cuando se tiene constancia del primer obrador que consigue convertir en sólida esta magnífica bebida. Por lo que la unión de la Ciudad Condal con el chocolate es una tradición que viene de siglos atrás.

Pero para que todo quede mucho más entrocado en la historia, el Museo del Chocolate se encuentra ubicado en el antiguo convento Sant Agustí, donde en épocas milenarias se ubicaban distintas academias militares a cuyos cadetes se les daba, como desayuno para potenciar su energía, una buena ración de chocolate.

El Museo del Chocolate es mucho más que un edificio de visita formal ya que en sus instalaciones se puede disfrutar de este rico alimento, además de organizarse numerosas actividades tanto para adultos como para niños, siendo estos últimos a los que más tiempo se les dedica

    Dejar respuesta

    Please enter your comment!
    Please enter your name here