Los animales y los niños, una pareja llena de ventajas y responsabilidades

0
810

Está comprobado que la convivencia con animales nos ayuda a desarrollar partes emotivas, sentimentales y racionales que no podrían conseguirse de otro modo. La convivencia con un animal de compañía tiene muchos beneficios para los niños, pero también les compromete a llevar a cabo ciertas responsabilidades, algo que les será muy útil para su desarrollo social y emotivo, ya que durante ese periodo de convivencia, van a entender, con su propia experiencia, lo que significa el propio ciclo de la existencia: la vida, la muerte, la compañía, la solidaridad… dejan de ser palabras vacías para convertirse en una realidad cotidiana llena de emociones y sentimientos nuevos.

Son muchos los niños que se entusiasman con un cahorrillo o un animal recién nacido, por eso es tarea de los padres hacerles entender que estos animales crecen y que tienen una infinidad de necesidades diarias a las que hay que atender sin mediar ninguna excusa. Una mascota no es un peluche ni un juguete que se arrincona cuando ya ha pasado la primera emoción del momento. Pero ¿cuáles pueden ser las mejores mascotas para nuestros niños? Aquí te ofrecemos algunos pros y contras de los beneficios y cuidados que puedan necesitar.

perros y niños
Los perros: los mejores amigos.
Sin lugar a dudas las mascotas más recomendables para vivir en familia son los perros. Se trata de animales muy sociables, que se adaptan estupendamente al ritmo de la familia y que se les puede educar de una manera muy sana y con cierta facilidad. Pero también requieren de importantes cuidados: necesitan salir a la calle varias veces al día, hay que educarlos, mantenerlos sanos con sus vacunas al día y buscarle un lugar durante las vacaciones. Esas responsabilidades corresponden a los padres, ya que un niño pequeño no las puede asumir. Si nos decidimos por tener un perro en casa cuando tenemos niños, mucho mejor aquellos de raza grande, son más cariñosos, más pacientes y es más difícil que el pequeño, en sus juegos, le haga daño.

gatos y niños
Los gatos: amigos con ciertas reservas.
Los gatos no necesitan tantos cuidados como los perros, pero también se trata de animales más reservados y menos sociales. No toleran las travesuras y ganas de juego que pueda tener el niño, por lo que su reacción se vuelve arisca y violenta ante cualquier ataque con el que se encuentren de sorpresa. No necesita salir a la calle y puede quedarse en casa solo durante un tiempo. Sus cuidados resultan más cómodos pero no suele ser la mejor compañía para un niño, al menos que sea extremadamente formal y tranquilo.

conejos y niños
Pequeños roedores: conejos, hamsters, jergos y cobayas.
Otros animales de compañía que suelen tener mucha aceptación entre los niños son los pequeños roedores. Entre todos los que podemos encontrar, que son muchos, están los hamster, las cobayas, los jerbos y los conejos, en sus múltiples razas y distintas variedades. De entre todos, los más recomendables para los niños pequeños son los jerbos, son dóciles y muy cariñosos, el problema es que tienen una cola muy parecida a las ratas y eso puede causar, especialmente a los adultos, cierta aversión. Los más extendidos son los hamsters, necesitan pocos cuidados y resultan de lo más simpáticos. Las cobayas y los conejos son algo más grandes, por lo tanto a los niños les gusta más, pueden abrazarlos y manipularlos, aunque, evidentemente, necesitan de más cuidados y mayor limpieza.

tortugas y niños
Réptiles, peces y pájaros: compañeros a distancia.
Iguanas, tortugas, peces de colores, canarios o periquitos, son animales que pueden compartir la vida con un niño que no necesita tener un contacto físico con ellos para disfrutarlos. Son recomendados, de forma especial, para todos aquellos que puedan tener cierta alergia al resto de animales. Sus cuidados son mínimos, apenas necesitan de limpieza de aquellos habitáculos en los que viven y mantenerles bien alimentados. Podemos aprovechar para hablarles sobre sus características, su forma de vida e investigar en sus costumbres o como cuidarlos mucho mejor. Una clase de ciencias naturales cada día, puede ser una forma estupenda de concienciar a los niños sobre la necesidad del cuidado de nuestro entorno natural.

Vía | 20 minutos
Imágenes | Cadena Ser, Ecología verde, Canonistas, Telemundo y Entre padres
Pequepolis | Terapia asistida con animales… todo un descubrimiento

Artículo anterior Terapia asistida con animales…todo un descubrimiento
Artículo siguiente Actividades con Tiburones en el Aquarium de Barcelona

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here