Maceteros con latas recicladas

0
1516

Una forma muy original para enseñar a los niños el concepto «reciclar» es hacer actividades con ellos para que aprendan y se diviertan a la vez que aprenden.

Ahora en esta época del año, es muy bonito ver con nuestros peques cómo florecen los almendros, los árboles se llenan de hojas de colores con contrastes maravillosos y salen gran variedad de flores que decoran calles, parques y jardines. La actividad que hoy os proponemos es hacer con vuestros hijos un «Macetero con latas recicladas».

Además de potenciar su creatividad, podemos trabajar con ellos el tema de «La primavera y las plantas». Con esta manualidad les ayudaremos a crear originales maceteros para después plantar semillas en ellos y enseñarles a cuidar las plantas. Con agua y luz conseguiremos que nuestros hijos vayan observando como crecen sus semillas y haremos que se sientan orgullosos de su creación.

Materiales:

– Latas de refresco o de conservas.
– Cinta aislante de colores.
– Alambre.
– Alicates.
– Lija.
– Pintura acrílica o tempera y pinceles.
– Punzón para hacer el agujero y meter el alambre para colgar.
– Barniz.

Manos a la obra:

1. Lijar la lata y limpiarla bien para después pintarla de colores.
2. Forrar el borde de la lata con cinta aislante de colores.
3. Después dejaremos rienda suelta a la imaginación de nuestros peques o con ayuda de los mayores podemos crear nuestro macetero simulando un animal, vaca, mariquita, cebra, etc…, incluso personalizarla con el nombre del niño que seguro que les hará mucha ilusión.
Para ello utilizaremos la pintura acrílica o temperas de colores.
4. Una vez tengamos seca la lata, daremos una capa de barniz para que quede brillante y fije la pintura.
5. Este punto es opcional, podemos hacer un agujero con el punzón y meter un alambre para colgar nuestro macetero, pero esto siempre con la ayuda de los mayores.

Os dejamos unas muestras para que podáis coger ideas…

485529_518171334910090_59619608_n-copia-300x232

Ahora solamente nos queda plantar unas semillas y que cada niño sea responsable de que su planta tenga suficiente agua y luz para que crezca.

Veréis que contentos se ponen cuando empiecen a ver su planta aparecer. Una forma muy divertida de transmitir conceptos positivos a nuestros hijos y entiendan que tenemos que respetar el mundo que nos rodea.

Esperamos vuestras obras de arte, ¡ánimo!

Artículo anterior Manualidades para el Día de la Madre
Artículo siguiente Muñecos de harina anti-estrés

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here