Masaje Shantala para tu bebé

0
888

Hay muchos tipos de masajes para bebes, pero el que últimamente está teniendo mucho éxito es el conocido como Shantala. El masaje Shantala para bebés llegó a occidente de la mano del doctor Fréderic Leboyer, que quedó admirado tras observar cómo las mujeres realizaban este masaje a sus bebés por las calles de Calcuta.

A través de esta técnica de masaje terapéutico para niños, se potencia la comunicación no verbal entre la madre o el padre y su hijo y se establece una conexión especial.

Una buena manera de manifestar tu cariño hacia tu bebé son los masajes infantiles. A través de ellos, tanto tú como tu pareja, harán que tu hijo se sienta protegido y amado, generándole bienestar y ahuyentando el estrés.

El masaje Shantala estimula al niño y favorece su desarrollo neurológico y psicomotor.

Antes de comenzar el masaje recuerda:

Masajeamos en un cuarto tranquilo y cálido (de 22-23 grados)
No se realiza el masaje justo después de la comida – hay que esperar por lo menos media hora
El baño después del masaje es un buen final (pero no indispensable) – relaja al niño y limpia el exceso del aceite
Empezamos con una postura cómoda – nos sentamos (lo mejor en el suelo, pero puede ser también en una cama con respaldo apropiado) con las piernas estiradas y la espalda recta. Ponemos el niño encima nuestra o entre las piernas. Así se forma contacto visual entre el padre y el bebé
Ponemos una toalla entre nuestras piernas y el niño
El bebé debe estar desnudo o solo llevar el pañal
Para el masaje usamos aceites naturales, siempre al principio calentándolo en nuestras manos
Masajeamos con movimientos tranquilos, lentos pero seguros y rítmicos
Durante el masaje intentamos no separar las manos de la piel del bebé, una de las manos siempre debería tocar al niño para no romper el contacto
Repetimos cada movimiento varias veces – podemos empezar con tres repeticiones aumentando en tiempo cuando el niño se acostumbre
Al principio los masajes serán cortos – incluso menos de 5 minutos. Pero con el tiempo, cuando el bebé se acostumbre, podemos prolongarlos hasta la media hora
El masaje lo podemos realizar cada día o 3-4 veces a la semana, empezando en el segundo mes de la vida de nuestro hijo

Beneficios de los masajes infantiles para el bebé

Fortalecimiento de su sistema inmunológico
Calma los cólicos
Contribución al desarrollo del sistema respiratorio
Favorecimiento del sistema circulatorio
Potencia el desarrollo de su sistema neurológico y facilita el proceso de mielinización
Favorecimiento del sistema endocrino y reducción de las hormonas causantes del estrés
Efecto relajante y tonificante de la musculatura
Facilita un sueño más largo y de mejor calidad
Facilita la integración del esquema corporal
Aumento de la autoestima
Proporciona seguridad
Estrecha los vínculos afectivos
Fomenta la comunicación con el exterior
Le ayuda a liberar las tensiones, tanto físicas como emocionales
Facilita la expresión de sus sentimientos ofreciéndole soporte y contención

Beneficios para los papás

Fomenta la interacción con el bebé, permitiendo detectar los mensajes del pequeño y proporcionando una buena manera de comunicarse con él.
Refuerza el instinto y la intuición
Otorga autoconfianza y eleva la autoestima
Compensa las ausencias de los padres y las carencias de la separación
Ayuda a relajarse
Se crea un espacio de diversión donde es posible centrarse solamente en el bebé y en uno mismo
Desarrolla las habilidades para ayudar a sus hijos en el futuro
Estrecha los vínculos con el bebé

Artículo anterior ¿Tiene tu hijo dermatitis atópica?
Artículo siguiente Rapife: ropa inteligente que cuida de tu bebé

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here