¿Miedo nocturno? Ayúdale a superarlo

0
619

Es habitual que la hora de dormir se convierta en un momento de tensión para algunos pequeños, ya que se produce una separación temporal de los padres. Mostrarnos flexibles y comprensivos le ayudará a superar el posible miedo nocturno que esta situación le pueda producir.

Es importante transmitirle al niño lo siguiente:

– Es importante que sepa que todos sentimos miedo en algún momento, no debe avergonzarse de ello. Así podrá contaros qué le pasa con mayor naturalidad.

– Debe entender que el miedo se pasa, y para ello podemos enseñarle estrategias que estén a su alcance, como pensar en otra cosa, en su juguete favorito, en sus amigos, en una película que le guste mucho o en el día de su cumpleaños.

– El niño debe saber que todo sigue un orden. Tener una rutina diaria hará que él se sienta más seguro. Seguir el mismo orden todos los días: baño, cena, lavar dientes, leer un cuento y acostarse… le transmitirá seguridad.

Transmitirle nuestro cariño y mostrarle lo orgullosos que estamos de él por cómo es y cómo se porta. Expresarle cuánto le queremos y hacerle saber las cosas que hace bien, le dará mayor confianza en sí mismo, reforzará el vínculo afectivo entre ambos y le hará sentir más seguro.

– El hecho de que necesite sentir seguridad a la hora de dormir no quiere decir que tenga un mal hábito de sueño, si no que todavía es pequeño.

– El problema del miedo nocturno es que los niños creen que pensar en una cosa que les asusta puede llegar a producirla. El niño se siente inseguro e indefenso, ya que la fantasía cruza los límites de la realidad durante la noche. Y el niño no sabe controlar sus pensamientos, por eso si el niño nos llama llorando, desconsolado se debe acudir a su llamada. Una vez allí explicarle que solo era una pesadilla y que ya ha pasado.

– Es importante saber qué es lo que le asustó, aunque los niños tratan de evitar hablar de lo que les preocupa o les asusta, ellos solo quieren teneros cerca para sentirse tranquilos. Durante el día puedes preguntarle directamente o bien intentar averiguarlo a través de sus juegos. En ocasiones unos dibujos inapropiados, un documental de algún animal peligroso puede producirle miedo nocturno aunque durante el momento de verlo pareciese encantado y no consideraseis que pudiera producir ese efecto en él. Ya sabemos que el miedo es irracional.

– Los miedos nocturnos antes de acostarse y las pesadillas forman parte del desarrollo normal del niño, pero en ocasiones hay situaciones familiares o personales determinadas que pueden ser estresantes para ellos: la pérdida de un ser querido, una separación o simplemente cambios en las rutinas diarias, pueden reflejarse a la hora de acostarse. Es importante detectar si hay alguna de estas causas e intentar resolver la situación lo más relajadamente posible para que disminuya su ansiedad.

Poco a poco y según vaya creciendo irá durmiendo mejor y más tranquilo. ¡Dulces sueños!

Artículo anterior La piel del bebé sin irritaciones
Artículo siguiente Lo importante que es la piel del bebé

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here