Beneficios del Mindfulness para niños

0
390

El Mindfulness ya no es una tendencia única y exclusivamente para adultos, también es útil y beneficiosa para los niños ya que aporta equilibrio físico, mental y emocional.

El Mindfulness para niños nos ofrece la posibilidad de mejorar desde bien temprano su atención, ejercitar su cerebro en la empatía, en la calma y la gestión emocional. Además de todo esto les facilitará conectarse mucho mejor consigo mismos. El objetivo final es que sean más hábiles a la hora de desenvolverse en cualquier entorno y especialmente en el cotidiano.

Este forma de vida comparte muchas de las ideas de armonía y equilibrio físico, mental y emocional que constituyen la base de esta práctica milenaria en las civilizaciones asiáticas.

Los ejercicios de respiración, meditación y atención plena que se incluyen a diario en la rutina de los más pequeños ayudan a facilitar los logros que ya de por sí se van a producir en su desarrollo. Si estos ejercicios se inician desde bien pequeños, desde los 3-4 años lo interiorizarán, lo realizarán con normalidad y se transformará en un hábito.

Los principales pasos del Mindfulness:

Me intereso por el mundo y estoy atento a lo que rodea

El principal objetivo del Mindfulness para niños es despertar su curiosidad, su atención. Conseguir focalizar mejor la atención hacia determinados estímulos potenciará su concentración, conectando con el exterior desde un interior más relajado, más receptivo y confiado. Esto es esencial en este mundo tan sobrecargado de estímulos, para conseguir gestionar tal avalancha sensorial y perceptiva.

Reconozco, entiendo, controlo y canalizo mis emociones negativas

Siguiendo esta tendencia, los niños aprenderán a reconocer sus emociones y de esta forma serán capaces desde bien temprano de gestionar mucho mejor sus emociones negativas: entender el origen de su tristeza o enfado para canalizarla de una forma más adecuada.

Pautas útiles y divertidas para iniciarlos en el Mindfulness

Los requisitos para conseguir que esta filosofía se integre en su forma de vida son dos: que sea sencilla y divertida. Debemos ponernos a su altura y enseñarles desde sus intereses. Estrategias para niños entre 3 y 6 años:

Soy un Superhéroe: Superman o Wonder Woman
Los niños que deben adoptar una postura de “poder”, como si fuera superhéroes: rectos, de pie, con la espalda recta, brazos en jarras y, lo más importante, con los ojos cerrados.
Se van a convertir en superhéroes capaces de desarrollar todos sus sentidos al máximo.
En el más absoluto silencio deben escuchar todos los sonidos que les envuelve durante 5 minutos. Es muy importante que estén atentos y relajados para abrir sus radares a cualquier sonido, por pequeño que sea…

Aprendo a respirar con mi peluche
Nada mejor que utilizar a su inseparable compañero para que aprendan a respirar .El mejor momento para enseñarles a respirar de forma relajada es a la hora de acostarse.
El niño debe colocar su peluche o su muñeca en el abdomen. Ahora, debe coger aire por la nariz mientras cuenta hasta 4, pero viendo como el abdomen asciende y con él también su muñeco. Contenemos ese aire 3 segundos y después, exhalaremos por la boca viendo cómo el peluche se hunde hacia abajo.

Reconocer mis emociones
En otra ocasión ya os hablamos de este libro:“Tranquilos y atentos como una rana” de Eline Snel. Cuenta con interesantes estrategias para iniciar a los niños en la meditación. Así, una propuesta interesante que nos propone la autora para enseñarles a reconocer sus emociones, es relacionar determinados estados, como la tristeza, el enfado o la alegría, con el clima: ¿Qué tiempo hace en mi interior? Si estoy soleado es que me siento bien, si soy una tormenta es que estoy enfadado, si soy un diluvio es que me siento triste…

En muchas ocasiones no tenemos el control sobre las acciones, opiniones o sentimientos de los demás. Si no entendemos esto y trato de cambiar este hecho, es muy normal que aparezcan sentimientos de frustración, ansiedad, insatisfacción o incluso culpabilidad. No podemos controlar o cambiar a los demás, pero sí tener control sobre las propias emociones. Desde esa perspectiva calmada, podemos decidir qué hacer cuando las acciones de otras personas nos incomoden, por ejemplo, y pasar a la acción siendo totalmente conscientes de la situación. Como persona/niño, carezco de control sobre las acciones, opiniones y sentimientos de los demás, pero sí puedo controlar cómo reaccionar ante ello.

Me doy cuenta de…

Otro ejercicio muy efectivo que podemos hacer cuando vamos de paseo, o les traemos o llevamos al cole es jugar al juego de : «me doy cuenta de…, veo que…, descubro que…”.

Es tan sencillo como pedirles que estén atentos y receptivos a todo lo que les rodea o sucede a su alrededor por insignificante que parezca. “Me doy cuenta de que a lo lejos se escucha a alguien reír», “me doy cuenta de que ses niño que ha pasado parece triste”, “me doy cuenta de que a lo lejos se escucha a un perro ladrar», «me doy cuenta de que esa cría de pájaro está llamando a su madre desde el nido porque tiene hambre”, “me doy cuenta de que una nube ha tapado el sol…”

Existen muchos más ejercicios del Mindfulness que podemos enseñar a nuestros niños. Se trata de encontrar aquéllos que se ajusten más a su edad y a su forma de ser.  Tampoco debemos olvidar que nosotros somos su mejor ejemplo, de modo que tratemos de ofrecerles la calma, el equilibrio y el afecto incondicional que necesitan.

Para terminar, recordemos que el Mindfulness, nos habla de un consejo muy antiguo: tomarse las cosas en su justa medida. Las emociones tienen el poder que nosotros las otorgamos. Aprende lo que puedas de las malas experiencias, pero no las conviertas en un fracaso personal. Disfruta de los buenos momentos y preocúpate solo lo necesario, por aquellas cosas que sí puedas solucionar y que sean realmente importantes.

No olvides que, en ambos casos, se trata de etapas o momentos puntuales dentro de una trayectoria vital mucho más amplia. Vive el momento. El secreto de la felicidad está en la sencillez.

 

 

Artículo anterior Ansiedad en los niños
Artículo siguiente Beneficios de las mascotas para los niños

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here