Nacemos con la sonrisa puesta

0
493

No quedan dudas que nacemos con la “sonrisa puesta”, una teoría algo desfasada de algunos libros dice que la sonrisa aparece después del primer mes de vida, pero la realidad es que hoy en día se puede hablar que a las 36 horas de nacer, un bebé ya sonríe (la misma aceleración ocurre con la acción de abrir los ojos y erguir la cabecita).

Se puede pensar que es un acto reflejo o de imitación al ver a sus papás sonreir pero estudios más recientes han confirmado que un niño nacido ciego también sonríe aproximadamente en el mismo tiempo.

Y por supuesto que los niños sordos también sonríen. Y los mudos. Todos los niños de todas las razas y culturas sonríen. La sonrisa es universal y nacemos con ella puesta y eso es una bendición.

Pero vamos más allá, las modernas ecografías han permitido a los expertos comprobar que los fetos a partir de las 30 semanas ya sonríen. ¿A quién? podríamos preguntarnos. De momento es solo un reflejo, casi una mueca, aunque compleja, porque requiere la coordinación de muchos músculos faciales y está asociada con la fase de sueño activo o REM.

Los bebés vienen provistos de la capacidad de sonreír, y no precisamente para salir guapos en las fotos, sino para algo mucho más importante… sobrevivir. Nuestro pequeño nace con el instinto de mantenerse cerca de mamá como medida de protección y la sonrisa es la mejor herramienta de seducción de un bebé para transmitir sus emociones (felicidad y alegría)

Ileana Enesco, profesora del Departamento de Psicología Evolutiva de la Universidad Complutense de Madrid en su libro “El desarrollo del bebé” (Alianza Editorial), establece estos hitos en la evolución de la sonrisa de los bebés.

Un dato antes de hablar de la evolución de la sonrisa y es que los tiempos siempre son aproximados y pueden varias dependiendo de la madurez del niño, otro aspecto importante es que la sonrisa es la hija de la risa y la nieta de la carcajada, es importante entender esto ya que los distintos estados van sucediéndose paso a paso.

Primeras semanas de vida

Las sonrisas del bebé son reflejas. Aparecen con más frecuencia durante el sueño, aunque también en algunas ocasiones al despertar o como respuesta a una caricia suave.

Primer mes

Sonríe ante estímulos externos, como la voz de su madre o, por ejemplo, si le ponemos las manos juntas para hacer palmas palmitas.

Entre la 5ª y la 8ª semana

Puede sonreír también ante estímulos visuales como movimiento de luces, de la cara humana, de objetos brillantes…

Entre la 9ª y la 12ª semana

La sonrisa es ya plenamente social. Ahora los bebés responden abiertamente a las caras humanas y, hacia los tres meses, la sonrisa se encuentra casi siempre en las interacciones sociales.

Entre los 3 y los 4 meses

Aparece la risa como respuesta a estímulos de diferentes sentidos (tacto, visión…).

A partir de los 6 meses

Los bebés sonríen y ríen durante las interacciones sociales con personas cercanas.

Entre los 10 y los 12 meses

Sonríen abiertamente cuando llega una persona conocida, se ríen a carcajadas con juegos de interacción como el cucú tras.

 

Vía: RicaySalud / SerPadres

Imagen: Bebes Mundo

Artículo anterior Nacemos con la sonrisa puesta
Artículo siguiente Ayuda a tu bebé a expulsar los gases

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here