Recuperar la autoestima: niños inseguros

0
860

El niño inseguro, por lo general, es un niño retraído, tímido, temeroso, con miedo a fracasar, a hacer el ridículo, un niño con baja autoestima que necesita recuperar la autoestima y confianza en sí mismo para poder desarrollarse personal, emocional y socialmente.

El niño inseguro no confía en sí mismo, ni en sus habilidades, capacidades ni cualidades. Es un niño indeciso, que duda ante cualquier decisión que deba tomar, con un alto sentido del ridículo que le merma espontaneidad y frescura, le paraliza e impide hacer amigos o establecer relaciones personales duraderas y estables. Se trata de un niño con baja autoestima o poca tolerancia a la frustración, muy sensible a cualquier comentario o crítica y que suele rendirse a la primera ante cualquier contratiempo.

Los principales rasgos de un niño inseguro:

– Duda mucho ante cualquier decisión que deba tomar.
– Sentimientos de inferioridad frente a otros iguales.
– Borra o tacha mucho sus dibujos o ejercicios escolares. No suele estar satisfecho con el resultado de sus trabajos.
– Muestra miedo ante ante cualquier tarea o actividad novedosa que tenga que realizar o a la que ya se haya enfrentado antes sin éxito y prefiere no hacerlo antes de fracasar.
– Se frustra fácilmente y llora porque no se ve capaz de conseguir las cosas de ninguna manera.
– En ocasiones suelen obtener un bajo rendimiento escolar.
– Es un niño muy dependiente, poco autónomo, siempre pide ayuda al adulto.
– Evita el contacto visual y contacto físico con otras personas. Le cuesta hacer amigos y cuando los hace suelen ser niños de menor edad que él, con quienes se siente más cómodo. Es un niño socialmente torpe.
– En ocasiones puede expresar su inseguridad mediante la desobediencia y agresividad o bien todo lo contrario siendo pasivo o sumiso.
– Se infravalora, no cree en sí mismo, suele verbalizar que no puede gran parte de las tareas o actividades.
– Muestra alteraciones en la mímica y en el lenguaje: manierismos, gestos extraños, a veces muy cómicos y dramáticos, tartamudeos, dislalias.
– Es un niño con muchos miedos, impropios de su edad o mucho más intensos de lo que cabría esperar.
– Tiene pesadillas o problemas para conciliar el sueño.

Estrategias para ayudar al niño inseguro:

Los padres, maestros y otros educadores podemos ayudar al niño inseguro a recuperar esa seguridad perdida o no desarrollada que tanto necesita.

Lo más importante es ayudarle a fortalecer su autoconcepto y  autoestima y paralelamente a sobreponerse de los fracasos mediante la aceptación de la frustración para que entienda que los fracasos tan solo son nuevas oportunidades de éxito y de aprendizaje.

1. Elogiarle en lugar de criticarle. Los padres y profesores debemos ofrecer a los niños la confianza suficiente en ellos mismos para que sean capaces de enfrentarse a cualquier tarea, reto o circunstancia que se les plantee. Para conseguirlo debemos alentarle, brindarle ánimo cuando está aprendiendo a realizar alguna actividad: caminar, leer, tocar un instrumento pero también cuando hace otras tareas cotidianas como poner la mesa, hablar con un vecino, mantener el orden en su habitación, o sencillamente cuando juega.

Dejar de lado las críticas constantes como : ¡Qué torpe eres!’, ‘Otra vez has sido tu’, ‘No lo toques, lo vas a romper!’ u otras frases similares… dañan la autoestima y el autoconcepto de nuestros hijos debilitando la seguridad y confianza en ellos mismos. Si queremos un niño que confíe en sí mismo lo primero que debemos hacer es transmitirle que nosotros confiamos en él.

2. Darle encargos y responsabilidades acordes a su edad. Un niño aprende a confiar en sí mismo y en lo que es capaz de hacer en la medida que tiene oportunidades de enfrentarse a diferentes responsabilidades.

Un niño sobreprotegido, que no hace nada por sí mismo porque siempre tiene quien se lo haga, aprenderá a pensar que él no es capaz de hacer todo eso que hacen los demás por él. Crecerá pensando que siempre necesitará a alguien a su lado para superar cualquier adversidad. Si queremos que deje de ser un niño inseguro debemos fomentar su autonomía e independencia, ofreciéndole tareas y responsabilidades acordes a su edad.

3. Disfrutar, jugar, reír y bailar. Los niños inseguros suelen ser niños rígidos en sus comportamientos, no se suelen dejar llevar por miedo al ridículo o a las críticas, así que es muy importante que aprendan a disfrutar jugando, riendo o bailando en compañía de otros niños o adultos. Para ello deben ver a padres y profesores realizando esas mismas acciones, observando que no pasa nada, que es divertido reírse de uno mismo.

4. Quitarle importancia a los fracasos. Para que un niño recupere la seguridad en sí mismo debe vivir los fracasos como nuevas oportunidades de éxito no como algo paralizante y frustrante. Eso no es posible si vive o en una familia o centros escolares con estilos educativos rígidos, autoritarios o con falsas expectativas. Estilos educativos que no toleran los fracasos y que generan inseguridad.

Enseñarle que es necesario fracasar para aprender, es necesario caer muchas veces antes de aprender a andar, rebajemos expectativas y minimicemos los pequeños fracasos o errores que cometan nuestros hijos. Cada fracaso le enseña al hombre algo que necesitaba aprender. Charles Dickens, escritor y novelista inglés.

5. Favorecer y entrenar el pensamiento positivo así como el autorefuerzo.

El autorefuerzo es una herramienta que proporciona a los niños la oportunidad de creer en ellos mismos, deben aprender a automotivarse, a decirse cosas positivas, a cambiar su discurso interno. Cambiar el ‘yo no lo sé hacer’ por un ‘yo no lo sé hacer todavía‘, cambiar el ‘sé que no puedo’ por ‘¿y qué pasa si lo intento?’, cambiar el ‘qué mal que lo he hecho’ por ‘un muy bien, lo he intentado, la próxima vez seguro que irá mejor’.

Artículo anterior Solo quiere que mamá le ayude
Artículo siguiente Recuperar la autoestima: niños inseguros

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here