Vimos la película «Aviones»

0
980

Ganas teníamos de ver está nueva película de Pixar, sobre todo por descubrir como se acercaba el argumento de la competición al mundo de los aviones y las similitudes con Cars. Sin duda dificil lo tenía «Aviones» para acercarse al nivel la saga de «Cars»,pero creo que todos eramos conscientes que Pixar no quería competir con rayo mcqueen y solo quería relizar una nueva versión del algo que funciono tremendamente bien en las taquillas de todo el mundo,pero no olvidemos que ni el marketing ni el presupuesto de la película han sido los mismos,ni el tirón de los aviones es el mismo que el de los coches entre los más pequeños.

El argumento de las películas Disney está muy claro desde el principio: va a acabar bien, por lo tanto, para empezar las sorpresas son nulas. Lejos quedaron los tiempos en los que en las películas de Disney alguno de los personajes fallecía, provocando alguna que otra lágrima, como cuando el padre del pequeño león moría tras ser traicionado o la mamá de Nemo moría al principio de la película.

La mayoría de las películas de Disney se basan en el “afán de superación”, en como el débil termina siendo el vencedor, el enseñar al espectador como el protagonista, avanza poco a poco en su camino sin temor y, por supuesto, terminar con un maravilloso final y así es «Aviones».

En este caso, un joven avión fumigador tiene un sueño: convertirse en el campeón de una carrera alrededor del mundo en la que correrán los pilotos más rápidos. Es por ello que pedirá consejo a un retirado avión de guerra para poder clasificarse en la prueba que le dará acceso a la carrera. Pero no todo es tan fácil, ya que el pequeño avión fumigador no está acostumbrado a correr y deberá practicar bajo los consejos del retirado avión, además de tener alguna que otra sorpresa que no desvelaremos .

Es obvio que el guión insiste en un recurso conocido, una especie de campeonato del mundo de vuelo por etapas, con lo que son inevitable las comparaciones y la mires por donde la mires sale perdiendo con la saga Cars.

Uno de los principales problemas que detectamos es que los personajes hablan demasiado, careciendo sus diálogos de la chispa de otras películas de Pixar (hay pero pocos) y echándose en falta en la narración un verdadero sentido de la aventura,por lo que no consigue enganchar totalmente a los más pequeños.

Durante toda la película dará la sensación de estar viendo a los mismos personajes de Cars pero en forma de avión: los mismos tipos de personajes, las mismas expresiones faciales; pero sin duda, lo mejor de todo son los pasajes de acción, entretenidos y bien resueltos, y algunos efectos muy atractivos que dan vida a la película.

Puede parecer un producto de rebajas de Pixar o una película destinada a la explotación doméstica, pero si el espectador vence los prejuicios, comparaciones y exigencias, se encontrará con un película simpática, resuelta decentemente, funcional y barata, pero generosa en hallazgos y regalitos. Ahí están escenas como aquella en que Dusty Crophopper sobrevuela la India o la vibrante carrera final, o personajes como el avión mexicano, plagado de perlas, como ese recital al pie de su amada.

Película entretenida, fácil de ver y recomendable para los peques si no tienes pretensiones de ver una película premium de animación como las que Pixar nos tiene acostumbrados (Nemo, Toy Story, Cars, etc)

Artículo anterior Un día en el Zoo Aquarium de Madrid
Artículo siguiente Vimos la película «Epic-El mundo secreto»

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here