Otitis en los niños… cómo prevenirlas

0
411

La otitis es una de las enfermedades más comunes en los niños pequeños, sobre todo en los menores de 3 años que van a la escuela infantil, ya que van acumulando mucosidad a consecuencia de múltiples catarros. La otitis es una inflamación del oído medio (espacio detrás del tímpano), muy dolorosa y suele aparecer sobre todo en los meses fríos de invierno. En ocasiones puede provocar una pérdida de audición, por lo es muy importante acudir el médico lo antes posible.

Los síntomas de la otitis suelen manifestarse con dolor intenso en el oído y los niños suelen llevarse la mano al oído que les duele. También suelen presentar irritabilidad, lloros intensos, dificultad en el sueño, falta de apetito, náuseas y fiebre.

La causa del dolor en las otitis vienen ocasionadas por un cúmulo de pus y fluidos que presionan sobre el tímpano, produciendo dolor y pérdida de audición en el niño. Las trompas de Eustaquio son un canal que une la nariz y el oído, y en los niños son más cortas y horizontales que en los adultos. Esta circunstancia hace que los mocos de la nariz pasen más fácilmente al oído, donde se convierten en caldo de cultivo de virus o bacterias, y que se desarrolle la otitis. La causa más común es haber padecido alguna gripe, resfriado o cualquier infección en las vías respiratorias altas con mocos.

Para diagnosticar la otitis, el médico realizará una exploración en el interior del oído con un otoscopio y así comprobar cómo se encuentra el oído medio. También revisará las vías respiratorias y la garganta. Con el tratamiento adecuado, prescrito por el pediatra, las otitis mejoran rápidamente. En ocasiones suele requerir la administración de antibióticos para la infección y analgésicos para el dolor. Mantener la zona caliente y la extracción de los mocos también son remedios eficaces que aliviarán al bebé.

¿Cómo prevenir las otitis?

– Lo principal es evitar los resfriados continuados y en ocasiones esto supone dejar de llevar al niño a la guardería durante un tiempo.
– Mantener una buena higiene nasal sonando al niño y haciendo lavados nasales con suero fisiológico.
– Evitar espacios con humo de tabaco.

Artículo anterior La temida bronquiolitis
Artículo siguiente Medidas de prevención ante el ZICA

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here