A por setas con mis hijos!!!

0
690

Ir al monte a por setas es una actividad muy divertida para hacerla con los niños. Si uno no sabe mucho de setas, lo mejor es ir a lo seguro: elegir un tipo que uno conozca bien y que no presente problema ninguno de reconocimiento (vamos, que no vaya a ser venenosa ni de casualidad). Para ese objetivo, los níscalos son la mejor elección, no obstante desde Pequepolis te recomendamos que te apuntes a alguno de los talleres que muchas organizaciones ofrecen.

Pero por si quieres realizar una primera excursión has de saber que las herramientas son muy sencillas: cesta y una navaja específica para coger setas (tiene un por un lado una pequeña brocha para limpiar las setas de tierra); si no disponemos de una de esas navajas, un cuchillo pequeño servirá (ojo, que sea de filo fino, aunque no tiene por qué estar demasiado afilado).
A los niños más mayores o más responsables se les puede dar uno de esos cuchillos o una navaja pequeña, pero si tenemos dudas –o cuando hay varios niños— es mejor que no lleven nada y que simplemente avisen cuando encuentren un níscalo, para que nosotros acudamos a ayudarlos y ellos puedan cortarlo con nuestra supervisión.

Los níscalos crecen siempre en pinares, bajo la capa de agujas que forman un manto sobre el que uno va caminando. Se localizan porque, al crecer, empujan la capa de agujas y éste muestra como un abultamiento: basta levantar un poco el montón de agujas para descubrir el níscalo, pegado a la arena, anaranjado y jugoso. Para cortarlo, hay que hacerlo muy a ras de suelo, para que quede entero. Lo meteremos siempre en una cesta, ¡¡¡jamás en una bolsa de plástico!!! (y esta norma es válida para todo tipo de hongos, claro). Al meterlo en la cesta, las esporas que suelte el níscalo volverán a caer al suelo y, por decirlo así, iremos “sembrando” nuevos níscalos para el futuro.

Te proponemos algunos lugares donde realizar excursiones y conseguir información de talleres micológicos muy interesantes.

En Navarra

Para conseguir información y asesoramiento, puedes acudir al Parque Micológico de Ultzama en Navarra donde te indicarán las zonas apropiadas para recoger este rico manjar.
En Elgorriaga, como el chocolate, se puede seguir el Camino del Hongo, un recorrido concebido por la cofradía del Hongo y la Seta de Navarra. En el camino encontrarás paneles e información para recolectar setas e ir disfrutando el paisaje.

En San Sebastián

Es una tradición el salir a por hongos. En la Sociedad Científica Aranzadi, los expertos micólogos organizan excursiones mañaneras para acercarse al monte.

En La Rioja

En Ezcaray organiza unas Jornadas Micológicas, se debe madrugar para salir al campo en grupos acompañados de expertos. Por la tarde se clasifican y al día siguiente hay una degustación gratuita en la plaza del pueblo.

En Soria

Centro de la Naturaleza Río Izana, que además cuenta con un jardín botánico-micológico y desde el centro parten 15 sendas señalizadas con paneles y carteles explicativos

En La Real Posada de la Mesta en Molinos de Duero organizan rutas para recoger setas.

En Ávila

En el Parador de Gredos organizan cursos de iniciación los fines de semana. No hace falta llevar nada, allí mismo nos entregan las cestas, navajas y una guía para ir reconociendo los ejemplares.

En Madrid

La Sociedad Micológica de Madrid también organiza excursiones los fines de semana y, lo mejor, es que todos los lunes puedes llevar tu recolección y te indican si son comestibles o no.

En Zaragoza

En San Martín de Moncayo se celebra el Otoño Micológico con salidas al campo y cursos de iniciación, todo un mes dedicado a este producto.

En Barcelona
En Mataró organizan la Feria del Tardor en la que las setas cobran protagonismo. Se realizan excursiones al bosque para buscar setas y luego degustarlas en un arroz con setas popular.

Artículo anterior Copa Coca-Cola, Fase final y actividades para toda la familia
Artículo siguiente ¿Os gustaría visitar un Belén Viviente?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here