¿Qué es la hemiparesia infantil?

0
336

Del 12 al 16 de octubre se celebra la Semana de Sensibilización de la Hemiparesia, pero ¿conocemos en qué consiste realmente?

La hemiparesia infantil es una forma leve de parálisis cerebral, conocida entre la comunidad médica como “PCI”,“PC” o “CP” por las siglas en inglés “Cerebral Palsy». Denomina los trastornos del desarrollo del movimiento y la postura, causantes de limitación de la actividad, con múltiples causas, y que son atribuidos a una agresión no progresiva sobre un cerebro en desarrollo, en la época fetal o en los primeros años de vida del niño.

La hemiparesia en sí misma no es una enfermedad, es una condición neurológica que dificulta el movimiento de una mitad del cuerpo pero sin llegar a la parálisis. Supone una disminución del movimiento o parálisis parcial que afecta a un brazo y una pierna del mismo lado del cuerpo por lo que es un grado menor que la hemiplejia, que sería la parálisis total. Al estar dividido el cerebro en dos hemisferios (izquierdo-derecho) cada uno de ellos controla la mitad contraria del cuerpo. La identificación de la hemiparesia se hace en función de la mitad del cuerpo afectado y no en función de la localización de la lesión cerebral. Así, se habla de hemiparesia “derecha” cuando la dificultad del movimiento radica en la mano y/o pie derechos, aunque la lesión esté en el hemisferio izquierdo del cerebro, y viceversa.

La limitación motora de la hemiparesia con frecuencia viene acompañada de trastornos sensoriales, cognitivos, de la comunicación, perceptivos y/o de conducta, y en algunas ocasiones por epilepsia. Se estima que la prevalencia de la parálisis cerebral se sitúa aproximadamente entre un 2 y 3 por cada 1000 niños nacidos. La causa de la hemiparesia es consecuencia de una lesión cerebral normalmente producida por una falta de oxígeno en el cerebro.

Uno de los posibles tratamientos de la hemiparesia es el Concepto Bobath, una terapia especializada a través de fisioterapia y de terapia ocupacional para tratar los desórdenes del movimiento y la postura derivados de lesiones neurológicas centrales. Está basada en la capacidad del cerebro para reorganizarse de modo que las partes no dañadas y sanas del cerebro puedan compensar las funciones que fueron realizadas previamente por las regiones dañadas del cerebro. El valor principal de este tratamiento es apoyar al lado afectado del cuerpo tanto como sea necesario para adaptar sus movimientos de manera acorde con el lado menos afectado del cuerpo, y así equilibrar el cuerpo en cuanto a funcionalidad y movilidad.

Un aplauso para todos los niños, sus familias y profesionales que trabajan día a día por mejorar la calidad de vida de estos pequeños.

Artículo anterior Consejos para una lactancia materna feliz
Artículo siguiente ¿Qué es la bronquilitis?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here