¡Adiós al pañal! Las claves para conseguirlo

0
806

¿ Quieres saber si ha llegado la hora de iniciar el proceso de quitar el pañal a tu hijo?. Vosotros ya habéis perdido la cuenta de cuántos pañales lleváis cambiados desde que nació y ya tenéis ganas de que empiece a utilizar el orinal, o adaptador en el WC. No te precipites, no eres tú si no él el que debe estar preparado para dar este gran paso.

En principio, los dos años de edad es un buen momento para el control de esfínteres, es decir, el control voluntario del pis y las deposiciones. Pero esta edad nunca es exacta porque depende de la madurez neurológica del niño y se consigue con un aprendizaje. Por eso de nada vale pretender adelantar el momento de la retirada del pañal, ya que se trata de un proceso natural, ligado a sus necesidades fisiológicas. Lo normal es que entre los 2 y los 3 años de edad consiga el control diurno.El control nocturno, en ocasiones, puede tardar un poco más y es posible que haya niños que aún mojen la cama por la noche al llegar a los 4 años. Si a los 5 años sigue sin controlarlo, coméntalo con tu pediatra.

¿Cómo sabes si está preparado para quitarle el pañal?

Los niños van dando señales de que están listos para retirar el pañal. Normalmente pasan por tres etapas: En la primera avisan diciendo pis o caca cuando ya han mojado el pañal; es síntoma de que son conscientes de que algo pasa en su cuerpo.En una segunda fase, lo comunican cuando ya lo han hecho. En una tercera etapa ya llegan al orinal o al water con el pañal seco, porque avisan de que están a punto de hacerlo.

Si observas estas señales en tu hijo, significa que está listo para empezar a retirar el pañal, y si coincide con la época de verano, mejor que mejor, porque con el buen tiempo la retirada del pañal es más cómoda ( pero lo importante es que el niño esté preparado, no fuerces la situación para que te coincida con el verano)

¿Cómo iniciar el proceso?

Si quieres tener éxito en el proceso, inícialo como juego. Busca un momento en que el niño esté de buen humor y llévatelo a tu terreno. Anímale con frases como “los niños grandes como tú ya no llevan pañal”. Y para reforzar su autoestima, aplaúdele, acaríciale, explícale con dulzura lo que va a suceder con su pipí o caca, y sobre todo hazle ver tu satisfacción por sus progresos y su esfuerzo… Estas actitudes de refuerzo son FUNDAMENTALES.

Lo más importante es que informes a todo tu entorno: abuelos, escuela infantil, canguro. Todos deben proceder con el mismo criterio, y siguiendo las mismas pautas para evitar que el niño acabe por no entender nada. Si el niño está preparado, el aprendizaje total se puede resolver en un par de semanas, incluso menos. En cambio si se le fuerza se puede convertir en una pesadilla que se alargue más de un mes.

Pasos a seguir

Existen unas pautas que suelen funcionar a la hora de conseguir que tu hijo deje el pañal. En un principio, quítaselo por la mañana, cuando se despierte, pero pónselo a la hora de la siesta y por la noche. No hay que retirar nunca el pañal en estos periodos hasta que no controlo bien su micción de día. Anímale a que haga pipí antes de la siesta o de irse a dormir y repite la operación cuando se levante. Cuando el pañal lleve seco varios días seguidos puedes retirar el pañal del todo. En ocasiones el control nocturno se retrasa un poco más. En cuanto a la caca, el problema es que en ocasiones es más molesta y lenta, y a veces dejan de hacerla porque han sufrido dolor, por eso es aconsejable que, sobre todo en este momento, le des al niño una dieta rica en fibra.

Una vez conseguido…

En ocasiones, aunque lleve algunos días sin hacerse pis o caca, puede que un día se le escape. Es normal, pero puede que tu hijo lo viva como una frustración, así que no te enfades, que no perciba tu malestar y demuéstrale que no pasa nada, que a la siguiente lo hará en el water como un mayor.

Por otra parte, situaciones como la incorporación al cole, la llegada de un hermanito, una separación, cambio de guardería… pueden producir un retroceso en el aprendizaje. Si ocurre, ten paciencia, pospón el inicio, pero evita ponerle y quitarle el pañal porque eso solo le creará confusión.

En resumen, las claves para ganar la batalla al pañal: paciencia, cariño y respeto.

Artículo anterior Los niños adoran las fiestas
Artículo siguiente Hermanos: ¿Compartimos habitación o una habitación para cada uno?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here