Vitaminas para los peques con el mejor Salmorejo

0
889

En época de calor intenso como ocurre en el verano, hay muchas veces que se te pasa el hambre y sólo te apetecen cosas frescas y fáciles de tomar. Esta sensación no sólo nos ocurre a los adultos, sino que le pasa también a los niños. Desde Pequepolis queremos ofrecerte una receta refrescante para que les des vitaminas a tus peques.

Un plato a base de tomate típico de la gastronomía española, que seguro conoces, similar al gazpacho aunque con más consistencia, el salmorejo es una de las estrellas del verano.

El principal ingrediente es el tomate, un alimento que es imprescindible en la alimentación infantil. Además de los tomates maduros, utilizaremos un kilo, vamos a necesitar: 200 gramos de pan atrasado, 250 mililitros de aceite de oliva, un diente de ajo, sal, vinagre, huevo duro y jamón.

Modo de elaboración:
Limpiamos bien los tomates y los cortamos en cuartos, los añadimos a un bol grande y trituramos con la batidora hasta que nos quede una salsa líquida. Pasamos esta salsa por un colador para retirar posibles trozos de piel y pequeñas pepitas que hayan quedado al batirlos.

Cortamos el pan en trozos pequeños y los añadimos a la crema de tomate anterior, los dejamos reposar durante unos 10 minutos. Así ayudamos a que el pan se ablande si está muy duro y será mucho más fácil de batir.

Pelamos el ajo y, como lo vamos a usar en crudo, le quitamos el centro para que no repita. Lo añadimos al tomate con el pan.

Echamos el aceite de oliva virgen extra y la sal. Lo pasamos todo por la batidora hasta que nos quede lo más fino posible. Probamos si esta bien de sal y si no rectificamos con un poco más.
Sólo nos queda meter el bol en la nevera y dejar que se enfríe, en un par de horas lo tendréis bien fresquito y perfecto para probar el mejor salmorejo cordobés.

A la hora de la presentación, lo mejor es ponerlo en un plato hondo o cuenco y espolvorear con unas virutas de jamón serrano o ibérico con un punto (10 segundos) de microondas, así conseguiréis un toque crujiente. Además el huevo cocido y unas gotitas de aceite de oliva virgen extra y listo.

Ya tenemos el salmorejo, un plato fresco y nutritivo que les aportará a los niños agua para evitar la deshidratación, vitaminas, sales minerales e hidratos de carbono.

Artículo anterior Vitaminas para los peques con el mejor Salmorejo
Artículo siguiente Sorprende a tus hijos con estas momias de hojaldre

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here