Recomendaciones para prevenir la gripe

0
121

Llega el frío y con él la gripe, una infección vírica aguda que se transmite fácilmente de una persona a otra obre todo durante el invierno. Los virus de la gripe circulan por todo el mundo y pueden afectar a cualquier persona de cualquier edad, pero los niños están especialmente expuestos al contagio en los colegios y escuelas infantiles.

La OMS recomienda la vacunación anual a embarazadas, en cualquier fase de la gestación, niños de 6 meses a 5 años, mayores de 65 años, pacientes con enfermedades crónicas y profesionales sanitarios.

Algunas recomendaciones importantes para prevenir la gripe:

– Consumir alimentos saludables que refuercen el sistema inmune del niño como frutas y verduras, especialmente aquellas ricas en vitamina C (principalmente naranja, mandarina, kiwi), A (cereales, verduras, carnes y lácteos) y E (aceite de oliva, frutos secos, etc.).

Hidratarse adecuadamente. Un niño debe beber entre 50-60 ml por cada kilo de peso, es decir aproximadamente medio litro de agua para un bebé de 10 kilos.

Practicar ejercicio también contribuye a aumentar las defensas naturales de los niños, protegiéndoles frente a infecciones y enfermedades.

Descansar adecuadamente y las horas necesarias, porque dormir aumenta las defensas.

Lavarse las manos con frecuencia es un hábito de salud indispensable que debemos enseñar a los niños desde que son pequeños, ya que las manos son el principal conductor por el que bacterias y virus llegan al organismo. Deben comprender que es importante hacerlo siempre antes de manipular alimentos, después de ir al baño, después de sonarse la nariz, al entrar de la calle, antes de comer, después de jugar con mascotas y después de manipular basura. Un buen lavado de manos debe durar al menos un minuto y usarse agua y jabón.

Ventilar las habitaciones durante 10 minutos cada día, y las aulas más a menudo.

Al estornudar, taparse la nariz y la boca y siempre utilizar pañuelos desechables, que deben tirarse después de cada uso.

No compartir vasos, cubiertos, chupetes o cualquier objeto que haya estado en contacto con la saliva o secreciones nasales. En colegios y guarderías es un punto complicado sobre todo con los más pequeños que todo se lo llevan a la boca pero es importante implementar medidas básicas de higiene para evitar contagios.

Evitar espacios cerrados o sitios aglomerados con poca ventilación.

– No exponer a los niños al humo del tabaco, tanto en casa como en sitios públicos.

La vida al aire libre es recomendable ya que los virus no suelen encontrarse en el aire limpio y fresco, prefiriendo en cambio sitios cálidos y cerrados.

Esperemos que con estas recomendaciones consigamos esquivar a los temidos virus.

Artículo anterior Beneficios de las mascotas para los niños
Artículo siguiente Qué son los terrores nocturnos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here