Síncope febril en los niños, cómo actuar

1
2195

El síncope febril es un síntoma neurológico transitorio, que aparece de forma súbita y relacionada con la subida de fiebre. En ocasiones se utiliza incorrectamente el término de “crisis epiléptica” para designar a una convulsión febril (la crisis epiléptica se caracteriza por crisis convulsivas afebriles recidivantes).

Las características de los síncopes febriles son:

– Suele aparecer entre los 6 meses y los 5-6 años, con una incidencia máxima a los 18 meses (17 a 22 meses).
– El factor desencadenante más importante para producirlo es un aumento brusco de la temperatura.
– Su duración es breve: normalmente no dura más de 15 segundos y como máximo un minuto.
– Si dura más de ese tiempo, puede llegar a realizar algunos movimientos aislados breves de piernas o brazos, o quedarse rígido durante un tiempo.
– Generalmente antes de perder la conciencia el niño siente que se encuentra mal, se siente mareado, sudor frío, náuseas, ve borroso e incluso vómitos antes de caer al suelo.

Fases del síncope febril:

– Pre-síncope: CAracterizado por malestar general, nauseas, alteración campo visual (visión en túnel), diplopía, alteraciones auditivas, bostezos, falta de aire etc. Tiene una duración aproximada de 10 a 20 segundos.

– Síncope: Inestabilidad y caída con pérdida total o parcial del conocimiento.La sensación es de que “se va la cabeza”. Si la alteración de conciencia es parcial, se denomina pseudo síncope. Esta etapa puede durar desde segundos a pocos minutos.

– Post-síncope: persiste una sensación de inestabilidad, náuseas, dolor de cabeza, cefalea en disminución hasta la recuperación total del estado de conciencia previo. Este estado suele durar hasta 30 minutos.

Hay diversos tipos de síncope:

– El más común es el síncope vasovagal, que produce una reducción de la frecuencia cardíaca y una dilatación de los vasos sanguíneos del cuerpo, produciendo de esta forma el desmayo.

– Otra causa del síncope es la hipotensión ortostática, una disminución en la presión sanguínea que se produce cuando una persona ha estado parada durante un tiempo o cuando se pone de pie después de haber estado sentada o tumbada.

– En niños con anormalías en las estructuras del corazón se pueden ocasionar episodios sincopales. Algunos defectos cardíacos pueden producir una “obstrucción del flujo de salida” y dar lugar a desmayos ya que restringen el flujo sanguíneo desde el ventrículo izquierdo hacia el resto del cuerpo.

– Los ritmos cardíacos rápidos o irregulares también pueden desencadenar el síncope.

– La inflamación del músculo cardíaco, conocida como miocarditis. El músculo cardíaco se debilita y no puede bombear normalmente.

Diagnóstico del síncope febril:

Para diagnosticar el síncope febril es necesario realizar una exploración física y una historia clínica, en la que es importante responder a preguntas relacionadas con las situaciones físicas desencadenantes, si es la primera vez o con qué frecuencia se producen, qué actividad estaba realizando su hijo antes del desmayo, si tuvo síntomas pre-sincopales y cualquier otro síntoma que haya experimentado.

Se suelen solicitar pruebas que incluyen análisis de sangre, electrocardiograma, electroencelfalograma, TAC entre otras.

Qué hacer durante un síncope febril:

– Lo primero que se debe hacer es acostarlo boca arriba en el suelo y levantarle las piernas para que la sangre llegue más fácilmente al cerebro, posteriormente colocarle tumbado en postura de cúbito izquierdo.

– Colocarle la cabeza de costado para evitar que se asfixie, si llega a vomitar.

– Aflojar la ropa demasiado apretada y permitir que le llegue aire fresco a la cara.

– Tranquilizar al paciente y su familia.

– Si se sospecha que la causa es la falta de alimento, habrá que darle agua azucarada en cuanto se despierte o bastará con colocarle en la boca un poco de azúcar.

Artículo anterior Llega el frío y los resfriados de los pequeños
Artículo siguiente Síncope febril en los niños, cómo actuar

1 Comentario

  1. Gracias por los datos. Cuando uno vive estos eventos tiende a pensar lo peor.
    recomiendo como padre y sabiendo que puede ocurrir un desmayo ,
    Mantener informado al resto de la familia de como actuar, los hermanos del bebe
    Se pusieron muy nerviosos y eso no contribuye.
    Atte

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here