Sorprende a los más pequeños con este dibujo mágico.

0
1838

Seguramente que algunas veces os habéis quedado pensando, ¿Qué puedo hacer yo hoy con los peques para pasar un rato entretenidos? Y nos quedamos en blanco. La verdad, es que hoy en día es difícil sorprender a los más pequeños, ya que reciben tanta información por tantos medios a su vez incontrolables para los padres, que muchas veces hasta pensamos que saben más que nosotros y todo lo que propongamos, seguramente ya lo conocen.

Pero no es así. A un niño se le puede sorprender con muy poco, siempre y cuando sepamos cómo hacerlo. Es muy fácil, solamente tenemos que reservarnos un momento del día para prestarles por completo toda nuestra atención y entonces es aquí donde debemos aprovechar la ocasión para de una manera original, divertida y mágica, les contemos qué vamos a hacer con ellos. Veréis cómo sus caras muestran felicidad, intriga e impaciencia por saber qué tenemos preparado para pasar un rato juntos.

En esta ocasión, queremos enseñaros a hacer un dibujo mágico que les dejará con la boca abierta y lo mejor de todo es que ellos pueden participar durante toda la actividad. Se trata de un dibujo mágico que muestra una ciudad de noche iluminada que nos enseñan desde «Art Attack» y que podemos realizar con niños a partir de tres años, con la ayuda de un mayor.

Material que necesitaremos para nuestro dibujo mágico:

– Cartulina blanca
– Lápiz
– Ceras de colores (en este caso amarilla, roja, naranja, azul claro, blanco)
– Tempera negra
– Brocha fina o pincel plano.

Vamos a empezar:

1. Dibujaremos una linea horizontal, que divida la cartulina por la mitad y haremos algunas siluetas de edificios y rascacielos. A continuación dibujamos una carretera que empiece a lo lejos y se vaya acercando, recuerda que cuanto más cerca esté más ancha será. Haremos así mismo algunas carreteras secundarias pero no demasiadas, no es necesario ser un gran pintor, no tiene que quedar perfecto.

2. Ahora vamos a encender las luces de nuestra ciudad y para ello necesitamos las ceras. Primero utilizaremos la de color amarillo. Haremos unos puntos amarillos en toda la ciudad, destacando las ventanas de los edificios. Los puntos que indiquen lejanía tienen que estar bastante juntos. En la carretera principal haremos líneas serpenteantes hacia nosotros y añadiremos más puntos amarillos para marcar las luces de los coches. Ahora utilizaremos la cera roja y naranja para añadir algunas luces más por nuestra ciudad.

3. Con la cera azul hacemos una relámpago que cubra todo el cielo de la ciudad y después algunos más pequeños. Luego tenemos que repasar todos los relámpagos con la cera de color blanco. ¡No te dejes ninguno sin repasar!

4. Y para finalizar y ver nuestro dibujo mágico, mezclamos la tempera negra con un poco de agua y cubrimos de lado a lado para darle una capa de oscuridad.

Y ahora sí, ¡Tan, ta ta chan! Los niños se quedarán con la boca abierta cuando vean que su ciudad queda iluminada por arte de mágia. Pero lo más importante de esta actividad es que se sentirán orgullosos de tener unos padres tan maravillosos que les enseñan cosas tan divertidas.

A continuación os dejamos el vídeo para que veáis el efecto y así os resulte más fácil realizar la actividad.

¡Esperamos impacientes vuestros dibujos!

Artículo anterior Sorprende a los más pequeños con este dibujo mágico.
Artículo siguiente El Instituto Español de Oceanografía ofrece actividades para niños

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here