Tiempo de calidad con los hijos

0
1156

El día a día nos absorbe a todos, entre el horario de trabajo y los quehaceres diarios de la casa, muchas veces nos olvidamos de las cosas verdaderamente importantes y no conseguimos sacar el tiempo suficiente para dedicarles a nuestros hijos.

Aunque, como ya habréis escuchado en muchas ocasiones lo importante no es la cantidad de tiempo que pasas con ellos, sino la calidad del mismo. Tiempo en el que realmente puedan disfrutar de nuestra compañía y nuestro cariño, sin prisas. Esto hará que se refuercen los vínculos afectivos, la autoestima, favorezca su desarrollo, el aprendizaje y la comunicación entre todos conociéndonos mejor. Además nos libera del estrés, nos ayuda a estar todos de mejor humor y por tanto contribuye a la felicidad familiar.

Puedes incluirlas en tu día a día, transformando actividades cotidianas en tiempo especial y de calidad para ellos, involúcrales en la preparación de la comida o la cena mientras bromeas y ríes con ellos. Recuerda que con el buen humor se estrechan los lazos afectivos. Que cada momento que pases con ellos sean ratos de compartir y mutua compañía.

Si tienes varios hijos, procura dedicarles un ratito en exclusiva a cada uno por separado, hablando o contándoles cosas, y sobre todo escuchándoles. Eso les hará sentirse especiales y os unirá mucho.

La clave está en transformar todo el tiempo que pasemos con los pequeños, sea mucho o poco, en tiempo de calidad y de disfrute. Podemos incluirlos en nuestras actividades cotidianas, como ir a la compra, hacer la comida, recoger la ropa de la lavadora, etc.

¿Cómo podemos hacer para que el tiempo que pasamos con los niños sea de calidad?

– Empezando por los momentos que no estás en casa a lo largo del día, puedes mantener la comunicación con ellos a través de llamadas telefónicas, preguntándoles qué tal les ha ido el día o simplemente cómo están.

– Si tienes cosas que hacer, comparte esos momentos con ellos. Llévalos a hacer la compra contigo, que te ayuden con la lista de la compra, a poner las cosas en el carro y a guardarlas en las bolsas. Esto les hará responsables, se sentirán útiles y compartiréis las tareas de la casa. En el día a día hay infinidad de ratos que podéis disfrutar si intentáis relajaros y disfrutar juntos: el momento del baño, la preparación de la cena, o el cuento antes de dormir.

– Organiza tu día a día y planifica en ese horario como algo prioritario un rato para pasar exclusivamente con ellos.

– En tu tiempo libre, desconecta de tu trabajo y obligaciones, y dedícalo a la familia al 100%, poniendo toda tu atención en ellos.

– Si tenéis ocasión podéis hacer alguna actividad especial como ir a merendar, ir al teatro o al cine. Compartirlo juntos y después recordar todo lo vivido es muy especial, pero si no podéis no te preocupes porque no es necesario hacer nada especial, los niños disfrutan mucho de las pequeñas cosas como contarles un cuento, realizar unas manualidades juntos, en definitiva disfrutar de estar juntos.

Es muy importante no olvidar que la relación interpersonal, la comunicación, la complicidad, tienen una importancia transcendental en el desarrollo de las personas, tanto para ellos como para vosotros. Disfrutar de esta relación es algo que no debéis perderos sobre todo porque los niños crecen y determinados momentos y experiencias no vuelven a repetirse.

Así que ¡disfruta de ellos y veréis qué bien los pasáis juntos!

Artículo anterior Lecturas para dormir: Que duermas bien, pequeño tren
Artículo siguiente El secreto de los niños felices

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here