Pequeños secretos de la tortilla de patata

0
70

No es ningún secreto saber hacer tortilla de patata pero hacer una buena tortilla de patata sí que lo es. Además es un acierto seguro, a todos los niños les gusta, ya sea de comida, cena o hasta merienda.

Una de las cosas más importantes es saber calcular la proporción entre los ingredientes de nuestra tortilla para que sea la correcta. Una regla que puedes usar si te gusta cuajada es la siguiente: por cada patata del tamaño de un puño cerrado pon un huevo y si te gusta muy jugosa por cada 3 patatas pon 4 huevos o 5 si son pequeños. En cualquier caso siempre es mejor poner un huevo de más que de menos para que no quede más esponjosa.

Para empezar pelaremos las patatas. Como ya habréis visto, hay personas que prefieren cortarlas en rodajas finitas y otras en dados. Lo importante realmente es que todas las patatas tengan un tamaño muy parecido para que tarden el mismo tiempo en hacerse. Una vez cortadas le echamos un puñadito de sal.

Otra cosa muy importante es tener una buena sartén con el antiadherente en buen estado para que no se nos pegue. Yo os aconsejo utilizarla solamente para hacer tortillas y huevos fritos.

Otro punto de controversia es si añadir o no cebolla. Hay quién le gusta con cebolla y otros no. Siempre quedará más gustosa pero si no te gusta la cebolla también puedes hacerla con calabacín o sin ninguna de los dos. Si finalmente añades cebolla córtala en trozos no demasiado pequeños.

Las patatas deben freírse en abundante aceite caliente y el punto de cocción cuando estén casi fritas pero no del todo crujiente. Así no corres el riesgo de que te quede cruda y se escurrirá mejor todo el aceite. Cuando la patata esté casi cocinada echaremos el calabacín o la cebolla, con 5 minutos bastará para que esté lista, aunque hay quién prefiere freírlo todo junto a la patata desde el principio.

Para aprovechar el tiempo, mientras se fríen las patatas vamos batiendo los huevos en un bol y añadimos una pizca de sal. Un truco para que la tortilla salga muy esponjosa es separar las yemas de las claras y montamos éstas hasta su punto de nieve. Para conseguir el mismo efecto también se puede añadir una cucharita de levadura. Si lo que queremos es que esté más jugosa también podemos añadirle un poquito de leche fría.

Una vez listas las patatas las escurrimos bien del aceite de la sartén y las echamos en los huevos bien batidos. Dejamos reposar la mezcla unos 10 minutos aproximadamente ya que así conseguiremos que la patata se empape bien y tome la consistencia adecuada. Para saber si vais bien en las proporciones debéis comprobar que el huevo cubre la patata y la cebolla.

Ahora añadimos una cucharada de aceite en la sartén bien limpia. Una vez bien caliente vertemos la mezcla y dejamos que se haga 1 o 2 minutos dependiendo de si la tortilla nos gusta que quede más o menos cuajada.

Para dar la vuelta a la tortilla ya hay sartenes que incorporan una tapa o si no otra opción es hacerlo como siempre, con un plato más grande que la que la sartén para no tener problemas en el momento de darla la vuelta. Para ello, debemos hacer un movimiento rápido y firme. Ahora volvemos a poner la tortilla en la sartén para que se termine de cuajar por el otro lado. Esto nos llevará 1 o 2 minutos si nos gusta jugosa y 2 o 3 minutos si nos gusta más cuajada.

Ponemos la tortilla a un plato limpio y ¡listo! ¡Ya podéis disfrutar de una sabrosa tortilla de patata!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here