¿Qué es la toxoplasmosis?

0
874

Es muy probable que no hayas oído hablar antes de la toxoplasmosis, pero si estás embarazada o te rodeas de personas que lo estén lo más seguro es que haya salido esta palabra en alguna conversación. Para tu información, la toxoplasmosis es una enfermedad infecciosa ocasionada por un protozoo parásito llamado Toxoplasma gondii. Se considera una enfermedad cuya vía de transmisión va desde los animales a los seres humanos mediante diferentes mecanismos de contagio, por ejemplo, la ingestión de alimentos contaminados o la manipulación de excrementos de animales portadores.

La enfermedad se incuba durante una o dos semanas y los síntomas de la toxoplasmosis son similares a los de una gripe o una mononucleosis infecciosa, cuyas principales características son dolores musculares, fiebre, fatiga y glándulas inflamadas. La infección suele ocurrir sólo una vez en la vida y la persona se inmuniza frente a ese parásito si entra en contacto con él en ocasiones posteriores. Por ello es importante saber si la has pasado previamente una vez te quedes embarazada, porque en ese caso no corres riesgo de volver a contraerla. Puedes incluso haberla pasado sin saberlo, pensando que era una simple gripe, por ello siempre te hacen unos análisis en el momento de saber que estás embarazada. Para tu información, te diremos que una vez que contraes la toxoplasmosis, el parásito permanece dentro del cuerpo por tiempo indefinido, aunque inactivo y sin producir daños.

Las vías para contraer la toxoplasmosis es la ingesta de carne cruda o poco cocinada, que contiene el parásito, o por el consumo de verduras mal lavadas. También puede producirse después de limpiar los excrementos de gato u otros felinos o por la tierra contaminada.

Los síntomas de la infección por toxoplasmosis en una embarazada son leves, tales como fiebre, dolor de cabeza, dolor muscular, entre otros, pero en el feto la toxoplasmosis es muy grave. La enfermedad es más grave cuanto antes se presente la infección pudiendo producir graves secuelas en el bebé e incluso la muerte. Por eso es muy importante tomar las precauciones oportunas durante el embarazo.

Evitar la toxoplasmosis es sencillo:

– Basta con no consumir carne cruda o poco cocinada. La vaca no puede transmitir la enfermedad, de modo que aunque comas carne cruda de vaca no la contraerías, pero como puede ser que en algún momento se haya mezclado con la de otros animales es preferible congelarla a -20º antes de comerla durante unos días. El toxoplasma no aguanta a esa temperatura, así que congelando la carne y el embutido evitas el riesgo de contraerla.

Lavar muy bien la verdura cruda: La verdura podría haber estado en contacto con agua o tierra infectada por excrementos de gato, así que es importante lavarla con esmero. Debes dejarla en agua durante 20 minutos con algún desinfectante (Amukina, por ejemplo), y después lavarla y aclararla bajo el chorro de agua, frotando hoja por hoja.

– Si tienes que manipular tierra, plantar, etc ( en el jardín, en el parque…), o recoger los excrementos de tu gato, siempre debes utilizar guantes y después lavarte las manos a conciencia. Si durante el periodo del embarazo puedes evitar hacerlo, y que lo haga otra persona, pues mucho mejor.

Como ves es fácil, y tomando las precauciones necesarias protegerás a tu bebé.

Fuente imagen: ayudanosquesomospadres.wordpress.com

Artículo anterior En forma tras el parto, recupera tu figura paso a paso
Artículo siguiente Consejos para prevenir la depresión postparto

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here