Trucos para reducir el peso de las mochilas escolares

0
545

Los libros de texto, las libretas, los bolígrafos, el diccionario, carpetas, folios, el almuerzo… Aunque por separado se trata de objetos que no tienen que pesar mucho, si lo ponemos todo junto en un mismo habitáculo está claro que va acabar consiguiendo un peso considerable, tanto como para que llegue a ser perjudicial para la espalda de nuestro niño.

El importante peso que tienen que soportar los niños en su espalda y hombros a lo largo del curso escolar, está causando importantes lesiones en los pequeños. No en vano se habla de que un 60 por ciento de los pequeños sufren algún tipo de molestia debido a esta sobrecarga. No podemos olvidar que durante este periodo, nuestros hijos están en constante crecimiento, por lo que no es extraño que tanto su musculatura como la formación de sus huesos se vean resentidos con esta carga extra.

Según los expertos médicos, las mochilas no deben ser más grandes que la espalda del niño y el peso que deben acumular debe ser, como máximo, el 15 por ciento de su peso corporal. Pero además la mochila debe cumplir una serie de características especiales que le ayuden al transporte. Por ejemplo, unas correas que puedan ajustarse al abdomen o al pecho para que se reparta el esfuerzo en mayor número de músculos. Las correas deben ser ajustables y acolchadas y la bolsa debe quedar a unos 5 centímetros por encima de la cintura.

Aunque cada día las editoriales intentan utilizar materiales menos pesados, libros con tapas blandas o ediciones más ligeras de diccionarios y libros de consulta, todavía sigue siendo demasiado el peso que los niños tienen que soportar para ir al cole, especialmente los primeros días cuando acuden al aula con todo el material. Por eso es importante que repartan bien el peso. Si es excesivo el que tienen que soportar en la espalda, pueden llevar algún libro o libreta en las manos, para así compensar.

mochilas niños

También es importante que los padres estemos al tanto de lo que transportan nuestros hijos para ir al cole. A veces no están atentos de las materias que les tocan cada día y cargan con peso inútil, bien por pura pereza de sacar aquello que no necesitan, por despiste o por simple inercia; animarles a que se organicen también puede ser parte de una buena educación, especialmente cuando en ello les va la salud.

Fuente | Guía Infantil
Imagen | 20 Minutos
Pequepolis | Comienza el colegio y tu hijo tiene que adaptarse

Artículo anterior El nuevo curso escolar costará una media de 1.874 euros por alumno al año
Artículo siguiente Primer día de colegio sin lágrimas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here