Una escapada al relax en el Hotel Spa Villa Gadea en Altea

0
676

A veces es necesario tomarse unos días libres para retomar el equilibrio, la paz o la tranquilidad que el día a día nos arrebata casi sin darnos cuenta. Las vacaciones deberían ser ese espacio totalmente relajante y sereno en el que vayamos tomando fuerzas con el fin de enfrentarnos, pasadas unas semanas, de nuevo a la vorágine del calendario. Claro que no siempre sucede así, especialmente cuando tenemos niños.

Ellos necesitan de continuos estímulos, aventuras sin fin, idas y venidas, chapuzones tumultuosos o viajes llenos de diversión en los que lleguen a la noche totalmente exhaustos, con el aliento suficiente para desear que al día siguiente se repita el mismo ajetreo. Para ellos el relax es solo una palabra de adultos.

Es por eso que a veces nosotros necesitamos hacer un alto en el camino. Dedicarnos unas horas a nosotros mismos y dejar que la pareja retome esa cercanía que no siempre es posible cuando se tienen niños. Aun pareciendo un pensamiento egoísta, por el bien de todos, no está de más que nos tomemos unos días para reponer fuerzas, cuidarnos y mimarnos, y así volver renovados.

Uno de esos lugares mágicos en los que poder recargar energías mientras nos cuidan al máximo es el Hotel Spa Villa Gadea de Altea, en Alicante. En él vamos a encontrar todo tipo de terapias y cuidados para nuestro cuerpo, pero también para nuestra mente. Todo él está orientado hacia la salud y el bienestar, por ello vamos a encontrar todo tipo de tratamientos, especialmente la talasoterapia, basada en el uso del agua del mar más pura y todos sus componentes naturales: algas, sales, lodos, minerales…

Pero además de un moderno y perfecto circuito de Spa, nos encontramos con otras actividades que podemos realizar, tales como gimnasio, un área de estética, con los productos naturales más innovadores y una parte clínica y dietética con un grupo de profesionales que te aconsejarán en todo momento. Pinchando aquí tienes todas las tarifas de los tratamientos.

Altea, además, es una de las ciudades más hermosas de la costa Mediterránea. Su casco antiguo, de una hermosa belleza, sus limpias playas y sus noches de ritmo, son buenos ingredientes para disfrutar de un verano de calidad.

Artículo anterior Tu masaje oriental en pareja en Fariolen
Artículo siguiente Velada romántica sin salir de casa

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here