Velada romántica sin salir de casa

0
951

Es importante que, de vez en cuando, sigamos manteniendo un espacio íntimo y único en nuestra relación de pareja con el fin de no perder el encanto, la cercanía y esa complicidad que se crea, solo para dos, y que empieza a desvanecerse con la llegada de los niños. Es necesario que, además de ampliar nuestro universo como pareja con los pequeños, también sigamos conservando esa mínima parcela en la que continuar abonando el, a menudo frágil, paraíso del amor.

Así que de vez en cuando una escapada sin niños puede ser una estupenda idea para celebrar en pareja. Acudir al teatro, al cine, a un restaurante o pasar la noche en un hotel, son opciones que nos pueden servir para mantener viva esa llama que, al fin y al cabo, ayuda a que la armonía familiar sea mucho más real. Pero si no lo que quieres es hacerlo en la intimidad del hogar, te vamos a sugerir algunas ideas que te ayudaran a preparar una velada inolvidable con tu pareja.

Seguro que los niños estarán encantados en casa de los abuelos o los tíos, por una noche van a tener «manga ancha» para ser mimados sin control, sin horarios, ni inquisitorias negativas que los padres solemos imponerles a diario. Por una noche no pasa nada y va a ser muy beneficioso para ambas partes, los abuelos disfrutan de ellos y los peques estrechan los lazos con sus antecesores a través del amor y la diversión.

Ahora toca planear como queremos que sea esa noche especialmente romántica. Con unos sencillos toques todo puede ir perfectamente, siempre valorando nuestras limitaciones, por ejemplo, en la cocina o los gustos de ambos a la hora de elegir menú. También hay que pensar en los detalles ornamentales: unas velas, unas flores, incienso… y, por supuesto, lo que nos apetecería después: música, baile, una película… Una vez planeado solo nos toca ponernos manos a la obra.

El menú debe ser ligero y si puedes prepararlo con antelación, mucho mejor. Canapés, marisco, ensaladas o cualquier entrante frío puede resultar una estupenda opción. El plato principal mejor algo que no nos aporte demasiadas complicaciones a la hora de comer. Es importante evitar huesos, espinas u otros elementos que desvíen nuestra atención, al fin y al cabo esa cena está hecha para disfrutarla sin problemas externos. En cuanto al postre podemos elegir fruta, por ejemplo, pero siempre, siempre, acompañada con chocolate. En un buen menú romántico el chocolate es fundamental.

En cuanto a la decoración es importante que no falten las velas ni las flores, mejor si son rojas o blancas. Tanto en las velas, como si enciendes incienso, importante que deje un suave olor a canela (ya se sabe del poder afrodisíaco de esta especia). También como parte de la decoración, aunque intangible, nos llega la música, siempre de fondo, suave y que envuelva el ambiente aportando buenas energías y no interrumpa nuestras palabras.

El resto ya será un misterio del azar, del destino y de la predisposición de ambos. Todavía queda toda la noche para relajarse junto a la persona amada.

Artículo anterior Una escapada al relax en el Hotel Spa Villa Gadea en Altea
Artículo siguiente Escapada romántica al Balneario de Panticosa

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here