Zumos naturales para refrescar el verano de los niños

0
719

A partir de los cuatro meses ya podemos ir introduciendo en la dieta de nuestro bebé las frutas. Además de la leche materna, nuestro pequeñín irá acostumbrándose a nuevos sabores y texturas por lo que su alimentación irá ampliándose, consiguiendo que su paladar empiece a educarse hacia el mundo infinito de los alimentos. Uno de los primeros son las frutas y la mejor forma de darlas en su primera etapa es a través de los zumos.

Aunque siempre debemos seguir los consejos que nos marques el pediatra, quizás te interese saber algunos consejos prácticos que pueden ayudarte para que los zumos infantiles queden mucho más sabrosos y no pierdan ninguna de sus propiedades. Aprovechar el verano para ofrecer a nuestros hijos bebidas de frutas hechas en casa, puede ser estupendo, no solo para aliviar su sed e hidratarlos, si no también para alimentarles adecuadamente.

Para que los zumos de los niños contengan todo su potencial vitamínico, lo mejor es prepararlos justo antes de dárselos. En un principio, con el fin de que queden más claritos y no tengan ese sabor tan fuerte, es conveniente mezclarlos con un poco de agua. Nunca debemos añadir azúcar o miel ya que la fruta ya lleva su cantidad justa de fructosa. La fruta a temperatura ambiente tiene mejor sabor, así que si la conservas en el frigorífico, mejor sacarla un rato antes para que pierda el helor. Para que a los niños les resulte más apetecible, es preferible combinar las frutas cítricas con otras que no lo sean.

Frutas cítricas: naranja, limón, pomelo, mandarina y kiwi.
Frutas no cítricas: manzana, pera, melón, melocotón, albaricoque, fresa, plátano, cerezas, ciruela, uva…

A continuación te ofrezco algunas recetas que puedes elaborar con fruta fresca. A partir de los cuatro o seis meses ya puedes incluirlas en su dieta:

  • Zumo de naranja.
    Ingredientes: Naranjas y agua.
    Exprimimos las naranjas hasta sacar algo menos de un vaso de zumo (unos 200 centilitros) y añadimos agua (unos 75 centilitros). Mezclamos bien procurando que no nos haya caído ningún trocito de pulpa. Esta misma receta nos puede servir con mandarina o pomelo.
  • Zumo de manzana.
    Ingredientes: Manzanas y agua.
    Primero vamos a pelar, trocear y sacar todas las pepitas de las manzanas y las pasamos por la licuadora hasta que salga el zumo (unos 100 centilitros) a continuación añadimos 75 centilitros de agua y mezclamos. Para mejorar el sabor le podemos añadir unas gotas de zumo de limón.
  • Zumo de melocotón y ciruelas.
    Ingredientes: Medio melocotón y 2 o 3 ciruelas, dependiendo del tamaño y agua.
    Limpiamos la fruta y la pelamos. La introducimos en la licuadora cortada a trocitos. Calculamos que salgan 125 centilitros de zumo (la mitad de un vaso, más o menos), mezclamos con 50 centilitros de agua y añadimos unas gotas de limón.
  • Zumo de pera, piña y manzana.
    Ingredientes: Media pera blanquilla, media manzana golden, 1 trozo pequeño de piña natural y agua.
    Limpiamos bien la fruta, la troceamos y la pasamos por la licuadora. Debe salir medio vaso de zumo. Mezclamos con 50 centilitros de agua y unas gotas de zumo de limón para que potencie el sabor.

Foto | Como bajar de peso

Artículo anterior Que comen nuestros niños en primavera
Artículo siguiente La importancia del desayuno para los niños

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here